Seleccionar página

Ante el incremento de lluvias y el pico de enfermedades respiratorias que afrontan la región y el país, la Secretaría de Salud Pública Distrital continúa invitando a caleños y caleñas a que conserven las medidas de autocuidado aprendidas en la pandemia de covid-19 y a mantener al día sus esquemas de vacunación, con el fin de prevenir complicaciones derivadas de una Infección Respiratoria Aguda (IRA).

Según explica el epidemiólogo Jorge Montoya, las IRA abarcan a todo un grupo de enfermedades que se propagan rápidamente y afectan el aparato respiratorio alto y bajo. Pueden ser producidas por virus y bacterias y algunas pondrían en riesgo la vida de quienes las padecen.

Un gran porcentaje de las IRA, entre ellas el resfriado común, no revisten mayor severidad porque sus síntomas son más leves y se pueden manejar en casa. Sin embargo, algunas infecciones pueden ser más intensas e incluso derivar en complicaciones como sinusitis, otitis, asma y hasta neumonías que ponen en riesgo la vida.

“Que una IRA pueda agravarse depende del agente etiológico (bacteria, virus, etc.) por el cual se haya infectado la persona. Hay un microorganismo que es de la familia de los rinovirus, la parainfluenza, y produce una enfermedad que se llama influenza. Esta es muy contagiosa, tiene síntomas más repentinos e intensos y puede tener complicaciones moderadas o graves en la población susceptible”, añade el profesional.

(Lea también: A pesar del aumento de casos de covid-19, Cali no atraviesa un quinto pico: Salud Pública)

La influenza, incluso, puede desencadenar miocarditis (afección del corazón); encefalitis (afección del cerebro); o una neumonía.

¿Cómo prevenir el contagio de IRA?
La mejor manera de prevenir el contagio de una IRA es mantener medidas de autocuidado como el lavado frecuente de manos; el uso de tapabocas si se tienen síntomas respiratorios (o si se está cerca de alguien con un cuadro gripal); evitar cambios bruscos de temperatura (tapar boca y nariz al pasar a espacios fríos) y mantener espacios ventilados y limpios.

“Si tengo síntomas respiratorios, que generalmente consistan en fiebre o tos, debo utilizar mi mascarilla y continuamente estar lavándome las manos; esto para evitar las cadenas de contagio. Y en la medida de lo posible, si los niños tienen estos síntomas no llevarlos a estudiar y mantenerlos en casa mientras el cuadro pueda ser resuelto”, indicó el epidemiólogo Montoya.

Apuntó que aunque todos somos susceptibles de tener influenza, algunos corren mayor riesgo de complicaciones graves: los adultos mayores de 65 años; los niños menores de 5 años (en especial los menores de 2 años) y aquellos ciudadanos con comorbilidades, de cualquier edad, como diabetes, asma y enfermedades cardíacas. Asimismo, es de vital importancia acudir a los puntos de vacunación y mantener al día los esquemas covid y PAI permanente.

“Las vacunas existen para prevenir las posibles complicaciones graves ocasionadas por cada uno de estos virus respiratorios. Es importante aplicarlas para cuidar de nosotros, de nuestras familias y de las personas que nos rodean”, sostuvo Jorge Montoya.

Y recordó que, por ejemplo, la vacuna contra la influenza es anual porque los virus que la producen tienen la característica de mutar mucho, por lo que se deben actualizar los biológicos y reforzar periódicamente la inmunidad contra esos agentes.

Síntomas de alarma
El Ministerio de Salud y Protección Social recomienda prestar especial atención a cierta sintomatología, con el fin de identificar posibles complicaciones a tiempo y consultar con urgencia a las instituciones de salud.

En el caso de los niños menores de cinco años, recomienda tener especial cuidado cuando se identifique dificultad para respirar o asfixia, respiración más rápida y frecuente de lo normal, cambio en la coloración de cara y/o labios (color azulado), decaimiento abrupto, emisión de sonidos desde el pecho al respirar, dificultad para ingerir alimentos, síntomas gastrointestinales, problemas para despertar con facilidad, ataques o convulsiones y fiebre mayor de 38°C durante más de tres días.

Para adolescentes y adultos, se debe acudir a los servicios médicos si se evidencia dificultad para respirar, dolor en el pecho al respirar o toser, decaimiento o cansancio excesivo y fiebre de más de 38,5°C durante más de dos días.

Las cifras
En lo que va corrido de 2022, en Cali se han reportado 114.868 casos de IRA, de los cuales 2851 han requerido hospitalización y 347 atención en Unidades de Cuidados Intensivos-UCI.

La ciudad atraviesa actualmente un pico de estas infecciones, registrándose más de 6000 casos semanales entre el pasado 15 de mayo y el 11 de junio. Para la semana del 12 al 18 de junio, la notificación disminuyó un poco y se reportaron 4463.

Comentarios Facebook