Seleccionar página

Durante 28 años estuvo al servicio de la educación pública trabajando con dedicación y entrega a los estudiantes. Hoy la maestra Lumberth Orozco Peñuela, deja un legado imborrable en la Institución Educativa José María Carbonell.

La comunidad Carboneliana lamenta profundamente la partida de la docente de inglés, quien se caracterizó por ser una persona amorosa, proactiva, responsable que siempre buscó el bienestar para sus estudiantes.

La subsecretaria administrativa y financiera de la Secretaría de Educación, Janeth Valencia Benítez, expresó sus condolencias por la partida de la docente: “lamento mucho la noticia del fallecimiento de la docente Lumberth Orozco; la docente fue destacada por su dedicación a la educación. Envío un saludo y abrazo fraterno y solidario a su familia, amigos y comunidad educativa Carboneliana”.

Compañeros y amigos la recuerdan con cariño enalteciendo su nombre y labor. “Ejemplo de vida para quienes hemos tenido el privilegio de encontrarte en el camino. Mujer virtuosa y luchadora; hija abnegada, madre entregada, compañera alegre, amiga cariñosa; docente comprometida con la misión de formar para la vida. Te recordaré con esa sonrisa que te caracterizaba y que embellecía tu rostro; así permanecerás en mi corazón por siempre y buscaré motivos para celebrar la vida en honor a ti”. Expresó la profesora Yolanda Gutiérrez Sanchez.

El coordinador Henry Ruiz, compañero cercano de la maestra Orozco, se sumó a las palabras de sus compañeros, expresando que Lumberth era una “docente entregada a la educación de los niños, niñas y adolescentes. Durante estos años fue una docente ejemplar, cumplidora de su deber, muy responsable y por eso su partida nos deja un enorme vacío y a su vez un legado a seguir y a perpetuar en su memoria”.

Así mismo, la maestra Norma López compartió sentidas palabras en honor a su compañera: “fue un ser humano maravilloso, lleno de amor para sus hijos y familia. Amiga y compañera, quién siempre en la amistad dio lo mejor con generosidad, prudencia y honestidad. Hoy deja un gran vacío entre nosotros sus compañeros, quienes valoramos su entrega, dedicación, responsabilidad y profesionalismo. Dios en esta existencia le dio la oportunidad de dejar hermosas huellas en los corazones de muchísimos estudiantes. Siempre la recordaremos con mucho amor”. Dijo Norma.

Doris Suesca, amiga y colega de la profe Lumberth, quiso resaltar sus cualidades: “como docente se caracterizó por su trato gentil, cariñoso y respetuoso con sus estudiantes. Incansable en su labor, organizada y emprendedora. Como ser humano irradiaba siempre alegría, le encantaba bailar, era luchadora para conseguir sus metas. Fue muy laboriosa, creativa y madre amorosa y ocupada siempre del bienestar de sus hijos y nietas. Como compañera y amiga fue detallista, buena confidente, colaboradora; compartíamos viajes, comitivas y celebraciones”.

Es así como la maestra Lumberth Orozco Peñuela será recordada como una persona integra en cada esfera de su vida donde se desempeñó y dejó gratos recuerdos y valiosas enseñanzas.

Comentarios Facebook