Seleccionar página

“ Que sepan en Puerto Rico, que es la tierra del jibarito.. a Nueva York hoy mi canto, perdonen que no le dedico…” sí, es la letra de Buenaventura y Caney. La canción que cada vez que Rincón se veía con el cantante de salsa Willy García, le pedía que entonara; sí, la del grupo Niche. Precisamente los tres, raizales de ese puerto que ha entregado tanto talento a Colombia. Esta vez, la despedida fue para ese jugador franco, humilde, alegre y de  sonrisa amplia.  Sus compañeros de la selección colombiana de fútbol de esa época de los 80 y 90; de cuando el VAR eran los ojos de los espectadores, cuando se atajaba un gol como todo un escorpión y cuando las potencias de los goles casi que rompían la malla, no podían faltar para decirle hasta pronto a su “niche del alma”:  Freddy Eusebio Rincón Valencia.

El “Guama” Cardona:

“Su sinceridad y respeto, siempre los voy a llevar en mi corazón. De Freddy aprendí a darlo todo en la cancha y a diferenciar los momentos. Cuando era a trabajar, era a trabajar”

“Guigo” Mafla:

“Aún se me pone la piel de gallina. Fue alguien muy humilde y de muchos valores. Extrañaré mucho su alegría y su calidad como persona”

“Coroncoro” Perea:

En Barranquilla fue la última vez que pude hablar con él, durante el partido de Colombia VS Ecuador. Nos abrazamos, conversamos. Era un líder y le deja a estas nuevas generaciones, una gran enseñanza: que se pueden manejar liderazgos e imponerse en la cancha sin caer en peleas y discusiones”

El “Tren” Valencia:

Fue mi hermano. Nos veíamos juntos. Siempre me decía: “paisano, usted sabe portarse bien. Haga lo que sabe hacer”. La verdad, estoy devastado y por eso vine. A acompañarlo en su último adiós”

El “Tino” Asprilla:

“Tuve la oportunidad con él y los demás compañeros de devolverle la felicidad a Colombia de volver a un mundial despues de tantos años. Me va a hacer mucha falta. Los diciembre siempre estábamos juntos y como era americano, mi familia lo quería más a el que a mí”

Óscar Córdoba:

“Éramos una familia. Compartimos victoria y derrotas. Su sentido de responsabilidad por su trabajo; ese compromiso intachable es el mejor legado que nos deja Freddy”

Farid Mondragón:

“Se va un hermano que deja el fútbol; un excelente compañero de trabajo. La mejor jugada que Freddy siempre tuvo y la que más recordaré es su humildad, su nobleza y esa sonrisa que tenía siempre”

Comentarios Facebook