Seleccionar página

Los casos o situaciones de violencia escolar registrados en diferentes instituciones educativas del Valle del Cauca y el país motivaron a una docente a promover el autocontrol de los sentimientos y las emociones en sus estudiantes. ¿Cómo lo hace? ¡A través de la literatura!

Se trata de Estefany Rivera, maestra del área de Lenguaje, en la sede Isaías Duarte Cancino, adscrita a la Institución Educativa Oficial Nuevo Latir, quien ha inspirado a los educandos mediante la lectura del libro El Pájaro del Alma, un texto en el que la escritora israelí Mijal Snunit “hace una introspección frente a las emociones y permite recorrer los distintos sentimientos que, como seres humanos, en la cotidianidad podemos sentir”, explica la profesora.

“Dentro del alma, en su centro, está, de pie sobre una sola pata, un pájaro: el Pájaro del Alma. Él siente todo lo que nosotros sentimos. Cuando alguien nos quiere, el Pájaro del Alma salta, dando pequeños y alegres brincos, yendo y viniendo, adelante y atrás”.

Con fragmentos del cuento como este, no solo se trabaja en la promoción de la lectura sino también en las diversas situaciones afectivas que viven los estudiantes desde sus hogares, con sus familias y demás personas del entorno.

Puedes leer: Una novedosa apuesta narrativa para fortalecer la relación familia-escuela

“Yo creo que, en el tema de convivencia escolar, que hoy preocupa a muchas instituciones, podemos ver resultados a corto y largo plazo con la aplicabilidad de este tipo de ejercicios; sobre todo si tenemos en cuenta que hoy una gran mayoría de estudiantes están desbordando sus emociones, y les resulta difícil tener un dominio propio sobre cada una ellas”, señaló la educadora.

Para Denis López Pérez, estudiante de grado sexto, este tipo de ejercicios son un elemento que permite desarmar las distintas situaciones de tristeza o de agresión hacia los demás compañeros. “Me parece muy chévere lo que hemos aprendido con la lectura del libro, ya que a veces hay unos compañeros que llegan de mal humor y les podemos decir que controlen esas emociones porque si no será un desastre su vida”, aseguró.

Su compañera Anyeli Mosquera manifestó que “el libro El Pájaro del Alma me ha ayudado a explorar mis emociones, a tratar mucho mejor a mis compañeros y a mejorar como persona”.

De este modo, la literatura se convierte en la excusa perfecta para fortalecer el hábito lector de los niños, niñas y jóvenes de la sede educativa Isaías Duarte Cancino; pero, sobre todo, para prevenir casos de violencia escolar en la Institución.

Comentarios Facebook