Seleccionar página

Más de 20 voluntarios de la comunidad Eco- Altos de Santa Elena, en una sola mañana retiraron cuatro toneladas de residuos del río Meléndez, desde el nacimiento de la quebrada Indumil hasta Casa Loma, dándole un respiro y una nueva vida este importante afluente de Santiago de Cali.

Con el propósito de contribuir al mantenimiento de la calidad del agua y la salud ambiental de su entorno, la comunidad del Eco- Altos de Santa Elena, se unió para liberar la franja forestal protectora de la quebrada afluente del río Meléndez.

Lo hizo a través en una jornada de trabajo que inició con un proceso sensibilización sobre el valor, importancia y belleza de este ecosistema. El Guardaparque, Dagoberto Angulo, invitó a la comunidad a recorrer la quebrada Indumil desde su nacimiento hasta Casa Loma, retirando de su entorno todo aquello que muchas personas arrojan a su cauce.

John Anderson Grijalva, presidente de la Junta de Acción Comunal de Altos de Santa Elena, agradeció la dedicación y el empeño de todos los que participaron en esta actividad y señaló que, como líderes sociales, tienen el reto de sensibilizar a su comunidad para que no continúen impactando con residuos la margen protectora de la quebrada.

“Es muy importante conservar esta quebrada, que hace parte de la cuenca del río Meléndez. De esta área protegida dependen centenares de animales silvestres que a diario vemos transitar desde nuestras casas y también depende el agua que tomamos los caleños” puntualizó.

Esta actividad liderada, desde la subdirección de Ecosistema y Umata del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente – Dagma, contó con la activa participación del Comité de Comanejo de la Reserva Municipal de Uso Sostenible del Río Meléndez, Sigac, Inciva, Uaesp, Promovalle, JAC Altos de Santa Elena, Ejército Nacional y la Fundación Mujer USE.

Te puede interesar https://n9.cl/ren98

Comentarios Facebook