Seleccionar página

La vereda Pueblo Pance, ubicada en la zona rural al sur de Cali, es relativamente pequeña. Se enclava en medio de Los Farallones que circundan a la Sultana del Valle.

Es otro clima, se respira olor a campo y su río aún permanece claro. La pandemia, como en todo lugar, los afectó y llevó a que su única biblioteca, La Castellana, cerrara sus puertas por dos largos años.

Ahora Pueblo Pance está de fiesta; los niños, las actividades lúdicas, las exposiciones y la lectura en familia retornaron pues La Castellana renació y se llenó de actividad, de color y de alegría. Familias enteras, niños pequeños del sector y estudiantes de la Institución Educativa Pance llegaron muy puntuales, a visitarla y a través de escritos y puestas en escena les rindieron honor a las mariposas del maestro Gabo y a las letras del afrocolombiano Manuel Zapata Olivella.

Luisa Humphrey es una canadiense colombianizada y prácticamente caleña, que lleva viviendo en Pueblo Pance cerca de 22 años. Ella, aun con su acento delator y su semblante extranjero, fue de las primeras en llegar a La Castellana con su pequeño hijo. Se sentó junto a otras vecinas y niños pequeños a leer historias de Pombo, Jairo Aníbal Niño y Yolanda Reyes, algunos de los más destacados escritores de literatura infantil colombiana. “Estamos felices de retornar a la biblioteca. Son espacios que extrañamos muchísimo, y la verdad, volver a tocar los libros y leerlos en familia es mucho mejor a que los niños tengan una tableta en la mano”, comentó Luisa.

Mientras el club de lectura seguía, a las afueras de La Castellana se alistaba una puesta en escena que rememoró la discusión de las damas Buendía en uno de los apartes de Cien Años de Soledad, obra que ha sido relatada en más de 35 idiomas. El público no podía ser mejor; cerca de 30 estudiantes de la Institución Educativa Pance aplaudieron felices el final de la escena.

La Castellana retornó y con ella, la lectura, la lúdica y los espacios en familia al Pueblo Pance. De lunes a viernes hasta las 5: 00 p.m. y los sábados hasta medio día, la biblioteca espera que más personas vayan llegando poco a poco.

La Alcaldía del Puro Corazón por Cali invita a la ciudadanía a recuperar estos espacios y a inculcar la práctica de la lectura a los menores.

Comentarios Facebook