Seleccionar página

Desplazados por la violencia, viviendo en una pieza y con un hermano con parálisis cerebral, la familia Estupiñán solo se podía darse el lujo de que uno de sus hijos estudiara, al tiempo que se turnaba con su madre para que ella pudiera trabajar en casas de familia para llevar el sustento.

Este es el resumen de Nelson Alejandro Estupiñán, un joven de 17 años que llegó hace cinco a Pizamos II, en el oriente de Cali, sin más ilusiones que sobrevivir del hostil ambiente que lo vio crecer en Barbacoas (Nariño), donde su padre estaba amenazado de muerte.

Nelson, sin embargo, se esforzó por ser el mejor estudiante de la institución educativa Antonio Mateo; fue precisamente eso lo que motivó a una de sus maestras a inscribirlo en la convocatoria ‘Todas y Todos a Estudiar’ y decidieron que esa sería su oportunidad para salir de su situación.

“Mi profesora trajo su computador hasta mi casa y me postuló en la página Web. Mi madre fue la más contenta cuando me llamaron y de ahí hasta hoy (24.02.2022), que tomo juramento, he estado muy ansioso porque aún sigo pensando que es irreal. Es una hermosa oportunidad, que para mí es un milagro, una bendición de Dios”, dijo Nelson Alejandro antes de ingresar al estadio.

Y es que el joven se bajó con toda su familia de la ruta T47B del MÍO, con una mochila llena de ilusiones. “Siento que estamos llegando al cielo, como si el estadio fuera la lámpara de Aladino que me concederá deseos. El mío es muy sencillo: ser alguien en la vida”, dijo con lágrimas en los ojos y corriendo para ser el primero en ingresar.

Esta historia de vida se repite una y otra vez en las voces de los 7.000 jóvenes que ya empezaron su proceso académico y tendrán, además de las becas, subsidios para la alimentación y transporte, así como herramientas tecnológicas, es decir, todas las garantías entregadas por la Alcaldía de Santiago de Cali. Además de, 5 universidades y 37 instituciones para el trabajo, con el único propósito de facilitar el proceso y tener en los tiempos estimados, profesionales en todos los campos.

Y es que aquel jueves 24 de febrero de 2022, más de 15.000 personas, entre becarios, familiares e invitados especiales, fueron testigos del poder que tiene la educación como herramienta para la transformación social. En ese mismo escenario, cerca de 7.000 jóvenes entre los 14 y 28 años se comprometieron a dar lo mejor de sí para cimentar su proyecto de vida y construir su futuro.

Sin poder contener las lágrimas, ni la emoción, miles de padres veían caminar a sus hijos en medio de una calle de honor que los recibió como héroes. Su principal armadura: la educación, el deseo de superarse y la actitud de victoria de poder para alcanzar un logro impensable.

Como Nelson, Esmeralda Fajardo también vivía su sueño. “Tengo un hijo de un año y dos meses y en repetidas ocasiones he intentado inscribirme en la Universidad del Valle para lograr darle un mejor futuro, pero cada intento era fallido; además, confieso que lo veía imposible porque ya tengo 27 años. Conocí este proyecto por insistencia de mi hermana y hoy soy la ganadora de la beca de una de las líneas de ‘Todas y Todos a Estudiar’, dijo Esmeralda, mientras en sus brazos sostenía al que describe como el amor de su vida, a Juan José.

Todos ellos comprueban que la constancia y la disciplina facilitan el camino para lograr el éxito y la superación personal. Precisamente este ha sido el mensaje entusiasta de la Alcaldía de Cali que, bajo el liderazgo del alcalde Jorge Iván Ospina, invirtió $104 mil millones en el programa ‘Todas y Todos a Estudiar’, desagregados en matrículas, indumentaria, equipos tecnológicos, auxilio de transporte y alimentación para los beneficiarios.

“No hay un solo día, minuto, ni segundo que no se piense en su porvenir y bienestar. Justo es por eso que se ha creado ‘Todas y Todos a Estudiar’ que, además, requiere que los involucrados asuman un compromiso constante. Este proyecto es posible por el esfuerzo que adelantan las instituciones educativas que hoy se han comprometido entregarles la mejor educación”, expresó el alcalde de Cali.

“Todo esto nos tomó por sorpresa, estoy demasiado contenta y alegra al ver que mi muchacho tendrá la oportunidad de educarse y salir adelante; todos los días tenía la preocupación por no contar con los recursos para ayudarle. Solo quiero desearle lo mejor y pedirle a Dios que lo cuide y lo proteja para que cumpla sus metas”, dijo Nancy Estupiñán, la madre de Nelson Alejandro, beneficiario del proyecto.

Creado como una iniciativa para superar las brechas sociales y generar oportunidades para el acceso a la educación superior, este plan ha logrado que miles de jóvenes, inclusive siendo madres y padres a temprana edad, tengan claro que la educación es el único camino posible para salir adelante y buscar un mejor futuro.

 

Los datos de Todas y todos a estudiar:

  • Tiene 7 líneas de acción: Talentos para el empleo, becas en universidades acreditadas de alta calidad, año cero, talentos egresados, talentos Saber 11º, becas para carreras de nivel tecnológico y avance y finalización de la escolarización.
  • Beneficia a jóvenes entre 14 y 28 años, de los estratos 1, 2 y 3.
  • “La educación nos transforma y nos hace integrales, por eso buscamos que este proyecto se consolide como un modelo nacional y que se establezca como política pública.” José Darwin Lenis secretario de Educación.
  • “A raíz de todo lo ocasionado por la pandemia y el estallido social, donde los jóvenes alzaron su voz, se buscaron oportunidades para aumentar la cobertura en la educación superior, es así como nace Todas y Todos a Estudiar con sus siete líneas de acción.” Alexandra Monedero Gerente del programa ‘Todas y todos a estudiar’
Comentarios Facebook