Seleccionar página

¡Extra¡ ¡Extra¡ ¡Atención¡ una bandada de halcones peregrinos, cuatro zorros, una zarigüella con seis críos en su lomo, ocho guatines, cuatro armadillos, dos micos maiceros, cinco ardillas, una parvada de canarios, carpinteros, guácharos, loras, pericos y guacamayas, como veinte murciélagos, diez iguanas y hasta dos tortugas, no saben qué hacer… andan perdidos y desorientados por la ciudad.

Esta noticia no es en África. Es en Cali. Y se da justo en la capital vallecaucana el 3 de marzo, Día Mundial de la Vida Silvestre, porque a la vista de todos está que desde hace aproximadamente 10 años la fauna urbana cambió. Ya son pocas las torcazas, azulejos y cucaracheros que revolotean por la ciudad, gracias a que las grandes constructoras vienen destruyendo el hábitat de la fauna silvestre en las zonas rurales y semi rurales para construir viviendas, clubes, oficinas, balnearios y demás.

Para el ambientalista y defensor de animales, Juan Carlos González, sectores como Pance, Ciudad Jardín, el corredor Cali – Jamundí, Dapa, La Buitrera Cristo Rey, Las Tres Cruces y corregimientos aledaños, vienen siendo urbanizados, desplazando los animales al centro de la ciudad. “La vieja práctica de quemar las zonas verdes y cerros tutelares, talar los árboles, secar los humedales y desafectar predios desde el Concejo para que se levanten edificaciones, cada día gana más terreno”, dice.

Agregó que estos depredadores ya se volvieron como los traficantes de fauna y flora, que no lo hacen de manera clandestina, ni disimulada. “De frente, sea en la zona urbana o en la zona rural, se burlan de las autoridades ambientales y por ello -de la noche a la mañana-  desaparecen bosques, como el de la calle 5ª con carrera 50 en el que más de 300 árboles fueron arrasados sin explicación alguna, para dar paso a un gran centro comercial aledaño a la plaza de toros, por solo dar un ejemplo”.

Juan Moreno, director del Hogar de Paso del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente – Dagma, dice que la fauna silvestre que se queda sin su hábitat está obligada a emigrar a la ciudad y es allí donde llega a competir por nuevos territorios. Ellos, cazadores y rapaces por naturaleza, se alimentan de palomas, torcazas, lagartijas, bichofués y otros antiguos pobladores de la Sultana del Valle, que tienden a desparecer por ser los últimos de la cadena alimenticia y bocado preferido de los recién llegados amos.

Estos nuevos desplazados tienen que acostumbrarse a su nueva vida. Ya no anidan, ni duermen en árboles, rocas o pastizales, sino en las vallas publicitarias, en las cornisas de los edificios, debajo de los puentes y en lotes abandonados. Allí se exponen a la crueldad de los seres humanos, a los pirómanos, al ataque de perros y gatos, al frío, al calor y demás peligros.

Si requieren de atención, es difícil dársela, no sólo por su temperamento agresivo y arisco que dificulta su captura, sino porque en Cali y sus alrededores no hay suficientes médicos veterinarios especializados en enfermedades tropicales, no saben de dietas para ellos, ni cuentan con sitios de recuperación, ni tienen capacidad para devolverlos a su hábitat.

Aunque el zoológico de Cali se vea como un posible hospital temporal para ellos, es riesgoso prestar el servicio en sus instalaciones porque los animales que allí habitan pueden ser objeto de nuevas enfermedades y contagios. El hogar de paso del Dagma atiende la demanda urbana y el albergue de San Emigdio, de la CVC, se encarga de lo regional.

Esta súper población sin control representa un peligro inminente para la población, pues con estas especies llegan nuevas patologías. Cambian las enfermedades zoonóticas que se vienen controlando en la ciudad. A la peste de rabia, a la encefalitis, al moco equino, a la aftosa y a la fiebre porcina, se suman otras desconocidas.

Los animales de fauna silvestre desplazaron a las torcazas, las palomas y las collarejas, pues éstas ya no pueden comer ni dormir tranquilas porque hay un ave rapaz rondando sobre sus cabezas, esos mismos que hasta su condición de aves nocturnas perdieron porque el rebusque los obliga a cazar de día.

A nuevas dietas se tienen que adaptar. Hasta alimento concentrado, de ese que dejan muchas personas en las calles para que lleguen a comer los perros y los gatos, es ingerido por ellos. Día a día son menos las lagartijas, los sapos, las libélulas, el caballito de palo, los grillos, los cucarrones, las torcazas nagüiblancas, las collarejas, las moradas, las palomas, los bichofués y los cardenales que tenían cédula caleña.

 

Nace en Cali un Hogar de Paso:

Para atender la problemática en la capital vallecaucana, la Alcaldía de Cali a través del Dagma, abrió en el año 2014 un Hogar de Paso en las instalaciones del Vivero Municipal, el cual la Resolución N° 2064 de 2010 en su artículo 2° lo define como un establecimiento donde se reciben provisionalmente especímenes de fauna silvestre terrestre y/o acuática aprehendidos, restituidos o decomisados, para su evaluación, atención, valoración, tratamiento y determinación de la opción para su disposición final.

Dicha Resolución dispone que la autoridad ambiental -Dagma- por ser una entidad del Distrito de Santiago de Cali creada mediante el Acuerdo Municipal No. 18 de diciembre 30 de 1994, con la misión y funciones atribuidas a partir del Decreto 0203 de 2001, la Ley 99 de 1993 y demás normas concordantes, será quien tome posesión de un espécimen de fauna o flora silvestre y que éste deberá ser trasladado de manera temporal a un Centro de Atención y Valoración (CAV), o a un Centro de Atención Valoración y Rehabilitación (CAVR), o a un Hogar de Paso.

Entre los problemas de conservación más complejos están el post decomiso, rescate y/o entrega voluntaria. Estos deben adelantarse con el cumplimiento de protocolos y acciones que permitan, después de un proceso, la reincorporación de la fauna silvestre a sus hábitats por parte de las autoridades ambientales.

 

Hábitats:

Dada la biodiversidad, el clima y contar con siete ríos, en las 22 comunas y 15 corregimientos de Cali existen dos Ecoparques (Pance y Las Garzas), así como 61 humedales (18 públicos y 43 en zonas privadas) que albergan fauna silvestre en los ecosistemas Cañasgordas, El Limonar, Las Garzas, El Retiro, La Babilla, Charco Azul, El Pondaje, Isaías Duarte y Panamericano.

Según datos del Convenio Ramsar, en el humedal Cañasgordas se reporta la presencia de 65 especies entre ellas 46 Passeriformes (atrapamoscas, tángaras, semilleros y arrendajos); 9 Psitaciformes (loras y pericos); 6 Ardeidae  (garzas y coquitos) y 4 Apodiformes (vencejos y colibríes). En mamíferos hay 14 especies, 6 de ellos murciélagos (Chiroptera); 4 guatines (Rodentia); 2 carnívoros; 1 zarigüeya (Didelphimophia) y 1 primate.

Además se reportan especies amenazadas que se encuentran en los listados Cites, de especies con vulnerabilidad del tráfico ilegal; como son: Nutria de río-lobito (Lontra longicaudis); Mono Nocturno –Marteja (Aotus lemurinus) y Zorro cañero (Cerdocyonthous).

En reptiles y anfibios se observaron especies endémicas, Rana (Dendropsophus colombianus); introducidas, Rana Coqui/Antillana (Hemidactylus brooki); amenazadas, Tortuga (Trachemy callitostris), Tortuga (Kinostenon leucostomun), Rana (Colostethus fraterdanieli) y una Iguana iguana (Lacertilia).

En el humedal Charco Azul y en el de El Pondaje se observaron aves como chamón, gallinazo negro, gorrión copetón, pellar, tórtolas, pericos de anteojos, pechirrojos, azulejos, canarios, garzas, ibis, pato colorado, pato cucharo, guala cabecirroja, águila pescadora, tijereta, gavilán aliancho, halcón peregrino, playeros diminutos y atrapamoscas de pantano.

En el humedal El Retiro, se reportaron 45 especies de aves entre Tyrannidae (atrapamoscas), Tharupidae (Tángara) y Psittacidae (loras y pericos), al igual que mamíferos como zarigüeyas, murciélagos, zorros cañeros, ardillas, guatines y ratones; así como 3 especies de anfibios y 4 de reptiles.

En el humedal La Babilla, hasta el Zanjón del Burro, se encontraron 65 especies de aves y 9 especies de mamíferos, 3 de ellos terrestres y 6 de murciélagos; lo mismo que 14 especies de herpetos (4 anfibios y 10 reptiles).

En el humedal Las Garzas se reportaron 71 especies de aves como pato zambullidor, pato aguja, comoranes, garzón azul, garcita rayada, garza real, guaco, coquito, coracora, iguaza, águila pescadora, gavilán carnicero, pigua, cernícalo, gallinazo, guácharo, chilacoa, arrendajo, gallito de ciénaga y polla azul.

Se identificaron mamíferos, como 8 especies de murciélagos nocturnos y zarigüeyas. En el  día se ven las ardillas rojas  y en una baja densidad, guatines, zorros y comadrejas; mientras que el  Ecoparque cuenta con 4 anfibios y 8 reptiles.

En el humedal El Limonar se registraron 34 especies y la mayoría se considera comunes en ambientes urbanos, con presencia de aves endémicas como thamnophilus multistriatus y Tángara Vitroina y una specie migratoria (Dendroica pentechia); al igual que 3 especies de mamíferos; 3 de anfibios y 3 de reptiles.

Y en el humedal Panamericano se observan aves, en su mayoría de especies registradas y consideras comunes en ambientes urbanos, siendo las más abundantes el bichofué (Tyrannus mancholicus) y el mielero (Todirostrum cinereum); al igual que 4 especies de mamíferos, dos  de ellos terrestres (Didelphis marsuphialis y sirurus granadensis) y 2 especies de murciélagos y 3 especies de anfibios y 3 de reptiles.

 

Atención idónea para todos:

El Hogar de Paso del Distrito de Santiago de Cali funciona las 24 horas del día y 365 días al año, a través de los proyectos que el municipio presenta a la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca CVC para la inversión de los recursos provenientes de la sobretasa ambiental, con el apoyo operacional de la Fundación para la Biodiversidad y el Desarrollo Sostenible del Campo Colombiano, Biodess, convenio que inició en octubre de 2021 y están garantizados los recursos hasta el 31 de diciembre de 2023.

El lote cuenta con un área de 5.000 metros cuadrados, en el que 26 profesionales entre veterinarios, zootecnistas, biólogos, microbiólogos, ecólogos, dietistas, auxiliares y operarios, atienden:

 

  • Recepción
  • Consultorio
  • Clínica veterinaria
  • Hospitalización
  • Quirófano
  • Laboratorio
  • Sala de neonatos
  • Rayos X
  • Alcándaras
  • Cocina
  • Jaulas de cuarentena
  • Jaulas pos cuarentena
  • Jaula de vuelo
  • Bioterio
  • Sala de eutanasias
  • Sala de necropsias

 

El buen funcionamiento del Hogar de Paso ha permitido que de manera efectiva y oportuna allí se pueda brindar atención médico veterinaria y realizar intervenciones quirúrgicas, lo mismo que pruebas clínicas y sanitarias para determinar la atención requerida, suministrar de manera adecuada y suficiente la alimentación y/o nutrientes a todos los especímenes llevados y se suministran los medicamentos básicos, según los requerimientos para el tratamiento de cada especie.

Las 41 jaulas han sido acondicionadas a las necesidades de los animales, por lo que algunas cuentan con vegetación en su interior, columpios, hamacas, travesaños y guaridas.

La inspección, vigilancia y control del funcionamiento del Hogar de Paso es constante por parte de las autoridades sanitarias y la Personería Distrital de Santiago de Cali.

Según el ente de control, el sitio cumple con las guías establecidas por el Ministerio del Medio Ambiente, como lo son el libro de control, el formato de ingreso, la sección biológica y zootécnica, la historia clínica y los protocolos de disposición final, además de una hoja de conceptos técnicos a los egresos por defunción y necropsia, una herramienta digital (matriz o base de datos), que permite ver en tiempo real la cantidad de animales que ingresan por parte de la Policía Ambiental, la CVC, los Bomberos, particulares -entre otros- al igual que las salidas y el motivo por el cual se realizan los ingresos y egresos.

El Hogar de Paso cuenta con Actas Únicas de Control  de Tráfico  de Flora y Fauna (Auctff) del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, lo que garantiza que todo animal que ingrese cuente con su respectivo control.

 

El protocolo para las especies que llegan al Hogar de Paso de Fauna Silvestre de Cali, es de la siguiente manera:

 

  1. Ingreso a la recepción del Hogar de Paso (HDP)
  2. Diligenciamiento de Acta Única del Control al Tráfico Ilegal de Fauna y Flora Silvestre (Auctff), especies producto de entregas voluntarias , aprehensión preventiva o decomisos preventivos y/o diligenciamiento  del Acta Única del Control de Rescate de Fauna y Flora Silvestre (Aucrff), especies producto de  rescate. (formatos)
  3. Una vez la especie ingresa al HDP, vivo o muerto, se reporta en el libro de control y se asigna el Código Nacional de Ingreso, el cual consta del número que identifica a la entidad. En este caso para el Dagma, es el 36, seguido de las dos primeras letras del grupo taxonómico al cual pertenece el individuo ingresado, así; mamíferos (MA), reptiles (RE), aves (AV), invertebrados (IV), anfibios (AN) y peces (PC), y luego, de los últimos dos dígitos del año en curso, finalizando con el respectivo número consecutivo de ingreso.
  4. Una vez ingresado el ejemplar, se lleva a cabo la valoración por cada una de las áreas profesionales de Veterinaria, Biología y Zootecnia, consignando sus respectivos hallazgos en la historia clínica y las respectivas hojas de cada área profesional. Se registra peso, morfometría, condición corporal, estado general (bueno, regular, malo), edad, sexo (hembra, macho, indeterminado). Esta información, se complementará con el registro fotográfico y otras observaciones particulares; en caso de observarse que la especie presenta una urgencia médica (especies ingresadas por atropellamiento y/o maltrato), se remite inmediatamente a atención prioritaria para estabilizarlo y realizar el respectivo ingreso.
  5. Una vez finalizada la revisión de la especie, ésta se ubicará  en la zona de cuarentena, neonatos u hospitalización, según su condición y estado de ingreso. En el caso de que el equipo multidisciplinario de profesionales del HDP, decidan que se encuentra apto para su liberación inmediata, se dispondrá de forma adecuada para ser trasladado y reubicado en su hábitat.
  6. Los ejemplares que permanecen en el HDP, por mayor tiempo, reciben un seguimiento por parte de las tres áreas de profesionales (Veterinarios, Biólogos y Zootecnista), con el fin de realizar el respectivo seguimiento  en su historia clínica.
  7. Cuando se reporte el ingreso de animales venenosos y/o peligrosos -particularmente serpientes- el manejo se hará exclusivamente por el personal capacitado para este fin y deben ser rotulados con la información de la especie y la advertencia de Animal Peligroso, con el fin de evitar accidentes.
  8. Para el manejo de la fauna que haya ingresado al HDP, se deben tener en cuenta su biología y su etología identificando sus hábitos, (si son diurnos, nocturnos, solitarios o su opuesto, terrestres, acuáticos o voladores, ectotérmicos o endotérmicos), de acuerdo a su edad (neonato o adulto), el tipo de dieta propia de la especie (frutívoro, carnívoro, insectívoro) y el tipo de encierro temporal  que permita mantener las conductas naturales.
  9. Si posterior a su valoración por las tres áreas profesionales se encuentra una situación irreversible que afecte el bienestar del ejemplar y no se permita su evolución médica o perjudique la intención de ser liberado, remitido o reubicado, se procederá a la realización de la eutanasia por parte del equipo médico, con el fin de garantizar el bienestar del animal, que en ese momento se encuentre sufriendo o padeciendo una condición terminal, para el cual se consideren inviables otras opciones.
  10. Una vez finalizado el periodo de cuarentena, el equipo de profesionales socializa ante el coordinador del HDP las justificaciones y valoraciones observadas del ejemplar, que hacen que se considere apto para su liberación, o deba considerarse su reubicación, siempre teniendo como prioridad el bienestar del ejemplar. Si son varios, una vez se defina el proceso que se llevará a cabo, se debe organizar el medio de transporte a utilizar (guacal, cajón o jaula), además de decidir quién será la persona encargada del acompañamiento del individuo durante su traslado y posterior y liberación, teniendo clara la siguiente documentación:

 

– Historia clínica actualizada del espécimen, incluyendo los respectivos exámenes de laboratorio.

– Acta de ingreso

– Concepto técnico de egreso

– Salvoconducto Único de Movilización Nacional del ejemplar a liberar.

– Manejo de residuos

 

Testimonios:

 

Juan Moreno (Ecólogo) – Director Hogar de Paso:

“Inicié en este sitio hace 7 años como técnico operativo, cumpliendo funciones de vigilancia, inspección y control, lo cual me sirvió mucho para conocer uno a uno los lugares que hoy dirijo desde el año 2020. Nuestra labor es conservar y atender los animales que lleguen por cualquier circunstancia, recuperarlos y devolverlos a su hábitat, por lo que no permitimos visitas ni contacto de los animales con antiguos propietarios ni con personal ajeno, porque la idea es que ellos vuelvan a aprender su conducta salvaje para devolverlos a su entorno; de allí que no los castramos ni esterilizamos. Trabajamos en equipo y por ello afrontamos la pandemia y salimos adelante, logrando tener hoy un hogar de paso digno, con todas la comodidades, normas de higiene y salubridad, por lo que visitantes y entes de control nos dan una alta calificación”.

 

Angie Giovana Zambrano (Microbióloga):

“Soy la encargada del laboratorio clínico veterinario en el que realizamos análisis general de heces y sangre para diagnosticar en qué condiciones de salud llega el animal, saber si tiene parásitos intestinales, anemias u otra complicación debido a la mala alimentación y poca higiene que les dan en las casas donde los tienen ilegalmente. Contamos con microscopios, centrífugas, autoclaves, neveras, equipos de química sanguínea y hematología”.

 

Carolina Sastre Corredor (Médico Veterinaria):

“Es preocupante el desconocimiento que tiene la gente de la fauna silvestre. Sacar un animal de su hábitat es ponerlo a sufrir ya que su cautiverio y el llegar a un lugar desconocido los estresa y angustia, aparte de que en la ciudad son pocos los veterinarios que conocen cómo tratar la enfermedad de un animal silvestre. Un gran riesgo que corre la ciudadanía, son las enfermedades zoonóticas que estos animales transmiten o que el humano les puede transmitir. Hay muchas desconocidas, pues depende de la especie. Por ejemplo, en estos momentos tenemos el único animal de fauna exótica que ha llegado: un erizo africano bebé”.

 

Enfermedades zoonóticas que transmiten los animales de fauna silvestre:

 

Tuberculosis (primates)

Covid (murciélagos)

Lepra (armadillo)

Rabia (mamíferos)

Salmonelosis (loras)

Psitacosis (todas las aves)

Leishmaniasis (Roedores – mosquitos)

Leptospira (Roedores)

Astorgilosis pulmonar (loros, guacamayas)

Dermopatías de hongos y ácaros (todos)

 

Gloria Cecilia Henao (Dietista)

“Al llegar a nuestro sitio de trabajo, tanto la zootecnista como yo y el personal que manipula alimentos, hacemos el protocolo de rigor como guantes, delantales, botas y tapabocas. En horas de la mañana iniciamos la preparación de los alimentos a los neonatos, luego balanceamos las dietas dependiendo del animal y la especie, pues algunos consumen frutas y verduras, mientras otros requieren de semillas o proteínas como huevo, pollo y carne, todo debidamente pesado en la gramera. Somos muy estrictas en que los alimentos estén en buen estado y los animales reciban su alimento a tiempo, la vez o las veces que haya que darles, pues manejamos 470 kilos de alimentos semanales”.

“Otro campo de acción que manejo es el bioterio, o sea, el lugar donde criamos cerca de 200 ratas y ratones semanales, lo mismo que sofoas, tenebrios y gusanos para alimentar a los reptiles y a los rapaces”.

 

Tráfico de fauna silvestre:

El Distrito de Santiago de Cali no es ajeno al tráfico ilegal de fauna silvestre, la cual se da no solo por la extracción de animales de sus bosques y zonas de reserva, sino también por ser región de paso de traficantes que las llevan a otras ciudades del país. Es por eso que el Dagma realiza constantes controles de atención y valoración de la fauna silvestre que es aprehendida, decomisada o entregada  voluntaria en el Hogar de Paso.

En el año 2020 se ejecutaron 14 operativos de control al tráfico ilegal de Fauna Silvestre y se realizaron 265 visitas de inspección, vigilancia y control, ingresando al Hogar de Paso 1.753, individuos, de los cuales fueron  liberados  y/o reubicados 933 individuos, cumpliendo así el Dagma su misión de conservación, restauración y uso sostenible de los recursos naturales y ecosistemas de Santiago de Cali.

Durante el año 2021 ingresaron al hogar de paso 1.834 individuos, siendo ellos 665 aves, 701 mamíferos, 421 reptiles, 3 anfibios, 11 peces y 33 cangrejos y crustáceos, de los cuales 861 fueron liberados y 49 reubicados.

Y en lo que va corrido del año 2022 (marzo 2), al Hogar de Paso han ingresado 389 ejemplares; siendo 321 rescatados, 42 entregados voluntariamente, 13 incautados y 13 aprehendidos.

Según la Ley 611 de 2000, la fauna silvestre se define como el conjunto de animales terrestres y acuáticos (anfibios, reptiles, aves y mamíferos), que no han  sido objeto  de domesticación, mejoramiento genético, cría regular o que han regresado a su estado salvaje. Ellos cumplen un papel importante en la conservación del medio ambiente, realizando tareas como la polinización de las flores, la conservación de las especies vegetales (dispersando semillas), el control de plagas y el control de las poblaciones, entre muchas otras funciones.

De  acuerdo a su condición geográfica, Colombia es el tercer país del mundo en variedad de especies animales vivas y el primero en aves y anfibios. La mega biodiversidad lo ubica dentro de los 12 países más privilegiados, con una alta riqueza en especies silvestres; ocupando el primer lugar en número de aves, con 1.876 especies registradas, constituyendo el 60% en Suramérica y el 1% de especies a nivel mundial.

Ocupa el primer puesto en número de especies de anfibios, con más de 700 especies registradas,  de las cuales el 63% es endémica; es el tercer país en reptiles, con más de 520 especies registradas y el cuarto con mayor cantidad de mamíferos, con 456 reportadas.

Sin embargo esta riqueza se encuentra en riesgo debido –entre muchas otras causas– a la deforestación y tala indiscriminada, a los incendios forestales, a derrames de crudo, a la invasión en zonas de reserva, a la falta de preservación del recurso hídrico y a una gran problemática como lo es el tráfico ilegal de la fauna silvestre, utilizada para consumo o ‘domesticación’.

 

Legislación vigente:

Decreto Ley 2811 de 1974 – Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y Protección al Medio Ambiente.

Ley 84 de 1989: Estatuto Nacional de Protección de los Animales

Ley 99 de 1993: Sistema Nacional  Ambiental – SINA

Ley 357 de 1997. Convención humedales de aves acuáticas

Decreto 1401 de 1997: Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres –CITES.

Resolución 584 de 2002. Declara las especies silvestres amenazadas en Colombia

Ley 1333 de 2009: Establece sanciones a la infracción ambiental

Resolución 2064 de 2010: Reglamenta las medidas posteriores a la aprehensión preventiva, restitución o decomiso de especímenes de especies silvestres de Fauna y Flora Terrestre y Acuática.

Código de Policía. Art 101. Comportamientos que afectan las especies de flora y fauna silvestre.

Colombia forma parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre –Cites-, ratificada a  través de la Ley 17 de 1981. Su objetivo principal es regular la exportación  e importación de animales y plantas, sus partes y derivados.

 

Denuncie:

Dagma  – 602 6530869

Policía Ambiental – 316 8931997 / 123

Fiscalía General de la Nación – 018000912280 / 122

 

Comentarios Facebook