Seleccionar página

Cerca de 73.000 estudiantes matriculados en 307 establecimientos educativos privados de calendario B, en Cali, retomaron su año lectivo con clases presenciales implementando los aprendizajes de 2021 y las medidas de bioseguridad para prevenir el contagio de covid-19.

“Es muy importante estar en el colegio porque tenemos el contacto directo con el profesor, podemos resolver dudas, aclarar ejercicios, preguntarle cuando no entendemos, a diferencia de la virtualidad que uno debe prender el micrófono, interrumpir la clase porque no siempre se ve cuando uno alza la mano; no es fácil hacer trabajos en grupo porque no todos los compañeros tienen internet” sostuvo Luisa María Cújar, alumna de grado once del Colegio Hispanoamericano.

Dados los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional, MEN, estudiantes desde educación inicial hasta superior regresarán a los procesos formativos en el aula sin restricción de aforo a fin de contribuir al cierre de brechas de aprendizaje, evitar el rezago en el fortalecimiento de habilidades y competencias, preservar la salud mental, disminuir la deserción escolar y garantizar el derecho a la educación.

Hugo de Jesús Botero, rector del Colegio Hispanoamericano, ubicado en la comuna 2 al norte del Distrito, señaló: “después de casi dos años de alternancia, burbujas, clases semi presenciales, otras híbridas, virtuales, con aforos es importante regresar ya a la presencialidad plena por el desarrollo cognitivo, el avance de los contenidos, cumplir unos estándares, dar continuidad al plan de estudio y lo más importante: por la interacción y convivencia”.

De igual manera, Dalila Peña Lozada, docente de Ciencias Sociales del Colegio Berchmans opina sobre la relevancia de las interacciones de niños, niñas y jóvenes: “esto les permite aprender a moldear la vida, entender que esta es una realidad que debemos afrontar de una manera participativa y a partir de estos espacios generar estrategias de enseñanza y aprendizaje donde el cuidado de la vida esté presente y el encontrarnos sea un motivo para seguir avanzando en los procesos formativos”.

El lavado y desinfección de manos frecuente, la limpieza de espacios, el uso permanente de tapabocas, evitar compartir alimentos, llevar a cabo aislamiento preventivo cuando se presenten síntomas asociados al virus, asumir una cultura del autocuidado y cuidado del otro por parte de los diversos integrantes de las comunidades educativos son ejes fundamentales para que los ambientes escolares continúen siendo lugares protectores y seguros.

 

Comentarios Facebook