Seleccionar página
El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, lideró la jornada de rendición de cuentas Gestión de Puro Corazón 2021, donde se realizó un balance sobre las acciones ejecutadas, este año, para dar cumplimiento al Plan de Desarrollo ‘Cali Unida por la Vida’.
«Un año realmente difícil, tal vez el más difícil de nuestra historia como ciudad, con estallido social, con pandemia, con cierre, pero una ciudad que se resiste a no ser capaz de rehabilitarse, de reintegrarse, de adaptarse a las dificultades que se han tenido», expresó el mandatario.
Durante el primer bloque de la rendición de cuentas el Alcalde dialogó con los miembros del gabinete distrital sobre las acciones adelantadas para atender los temas de pandemia y estallido social.
Miyerlandi Torres, secretaria de Salud, destacó que la curva epidémica de covid-19 se encuentra estable desde septiembre, con un registro de 150 casos diarios, entre 3 y 5 muertes al día y 70 personas en promedio, en Unidades de Cuidado Intensivo (UCI).
«Esto lo hemos logrado gracias a la vacunación, llevamos tres millones de dosis aplicadas, tenemos tasas de cobertura mayores que las del país, un 76 por ciento con primera dosis frente a un 72 por ciento en Colombia, y un 56 por ciento con esquema completo frente a 52 por ciento en Colombia», destacó Torres.
Con respecto al estallido social, generado a partir de las movilizaciones de abril, el alcalde Ospina recordó que el diálogo fue el camino para lograr consensos en Cali, acompañados por la Iglesia y la comunidad internacional. Asimismo, destacó la implementación del Plan de Inclusión Social de Emergencia, que se construyó en conjunto con la comunidad.
«Ese Plan de Inclusión Social de Emergencia tiene temas trascendentales como seguridad alimentaria, oportunidades de acceso económico y laboral, salud, fortalecimiento de temas sociales y educación. Seguimos avanzando en la búsqueda de soluciones estructurales para trascender esta crisis» dijo Mónica Jiménez, subsecretaria de Gestión del Riesgo, quien trabajó en las mesas se diálogo de los puntos de resistencia.
James Agudelo, secretario de Desarrollo Territorial y Participación Ciudadana, anotó que a través del diálogo con la comunidad «se logró que los jóvenes pasaran de las vías de hecho a las vías del derecho, haciendo su participación en instancias como el Consejo Municipal de Juventud y las Juntas de Acción Comunal».
El asesor de Despacho, Carlos Rojas, quien hizo un análisis sobr el estallido social, manifestó que este evento se convirtió en una oportunidad para sacar provecho de la crisis «y reconfigurar un modelo de gobernabilidad centrado en las ciudadanías».
Danis Rentería, secretario de Paz y Cultura Ciudadana, resaltó la labor que cumplieron los 50 mediadores del organismo a su cargo durante las protestas.
«Nos concentramos en abrir camino mediante el diálogo; de los 33 puntos de bloqueo, 29 se levantaron de manera concertada y solo en cuatro se utilizó la fuerza pública, sin mayores consecuencias, porque ya se había hecho un trabajo previo», indicó Rentería.
A su vez, el secretario de Seguridad y Justicia, Carlos Soler, señaló el trabajo de capacitación en Derechos Humanos que se viene realizando con la fuerza pública, «para lograr una policía más social, humana y cercana a la comunidad».
Finalmente, Oscar Fernando Marmolejo, jefe de la Oficina de Cooperación Internacional, destacó que en el reciente informe presentado por la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos se resalta «la excelente buena práctica implementada del diálogo en Cali para la resolución de conflictos».
«Durante el estallido social 40 embajadores y delegados de Naciones Unidas dieron respaldo al Alcalde en su estrategia del diálogo. También tuvimos respaldos de Cámara y Senado de Estados Unidos, el congreso alemán y agencias de Derechos Humanos que jugaron un papel importante en la mediación», precisó Marmolejo.
La jornada de rendición de cuentas de la Alcaldía de Cali se realizó en el teatro estudio de Telepacífico.
Comentarios Facebook