Seleccionar página

Más de 500 personas disfrutaron del primer encuentro distrital de Huertas por la vida, un espacio interinstitucional y comunitario para visibilizar la apuesta ambiental que desde el territorio se viene desarrollando para la construcción de paz, espacios de sana convivencia y cuidado de la casa común a través de la soberanía alimentaria.

Se trata de una reflexión que le apuesta a construir #CaliDistritoVerde, un espacio sostenible ambientalmente. Así lo afirmó el alcalde Jorge Iván Ospina, durante el evento. “Es imprescindible que podamos saltar a una agricultura orgánica, sostenible ambientalmente, inteligente, que la desarrollemos sin contaminar la tierra para que cuidemos la casa común, para que evitemos la pérdida del suelo y para que acabemos con los procesos erosivos. Por eso nuestra Alcaldía es participe de este movimiento de huertas urbanas que tiene la ciudad de Cali y es nuestro interés promocionarlo aún más”. Afirmó el mandatario

Además, el alcalde enfatizó en la importancia de seguir desarrollando más huertas urbanas en la ciudad de la mano de todas las dependencias: “vamos a desarrollar huertas urbanas por toda Cali, desde todas las secretarías, e incluso queremos convocar a Emcali, a las empresas sociales del Estado, a Corfercali. Donde exista una instancia del Estado local, donde exista un proyecto de horticultura urbana necesitamos asumirlo y estamos en esa iniciativa”. Anotó Ospina.

La pandemia fue uno de los escenarios que visibilizó la importancia de generar cultivos orgánicos y suplir las necesidades alimenticias de las familias caleñas. Por esto, durante este espacio se socializaron la experiencia de las Huertas Comunitarias, realizadas en el 2020 con los equipos de la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, Desarrollo Territorial y Participación Ciudadana y el Dagma.

Las huertas unen a la comunidad

Más de 310 personas fueron beneficiadas con la construcción de 31 huertas, 24 de ellas ubicadas en el área urbana, en las comunas 1, 6, 7, 8, 10, 11,12,13,14, 15, 20, 21 y siete en la zona rural, en las veredas de los corregimientos La Leonera, Pance y Montebello.

La iniciativa tuvo la participación de los barristas futboleros de El América y El Deportivo Cali, líderes ambientales y habitantes de los Territorios de Inclusión Social (TIOS) que le apostaron a construir tejido social.

“El evento nos muestra ese cambio que debemos dar, ese cambio como humano de relacionarnos con la naturaleza, a tener esos nuevos estilos de vida a consumir productos sanos y a consumir los productos que nosotros mismos estamos cultivando. El año pasado, en plena pandemia, tuvimos la oportunidad de acompañar y ayudar a construir más de 30 huertas aquí en la parte urbana y en el sector rural de nuestra ciudad. Huertas que nos ayudaron primero a romper fronteras invisibles, segundo a unir a la familia, y tercero a unir a la comunidad alrededor de la soberanía alimentaria”, manifestó Danis Rentería Chalá, secretario de Paz y Cultura Ciudadana.

El secretario de Participación Ciudadana, James Agudelo, aseguró: “Queremos mostrarle a Cali la importancia de la permacultura, de mostrarle a Cali que a través de proceso comunitarios podemos construir tejido social; que a través del proceso de las huertas podemos construir ciudadanía con la ayuda de la comunidad mancomunadamente”.

Del estallido social al estallido ‘huertero’

Durante el espacio participaron más de 70 expositores, entre ellos integrantes de la Mesa de Gobernanza de los Territorios del Agua, La Estrategia Cuentas y Sembrando Cali, además de creadores de iniciativas comunitarias que han impactado a cerca de 200 personas que aportaron a la reflexión de la importancia de generar más espacios verdes en el sector, además de concienciar a los caleños en producir su propia comida, ya que en la ciudad solo se consume el 1 % de los alimentos que se comen.

Así lo mencionó Fernando Patiño, representante del Colectivo Ríos y Ciudades, y organizador del evento: “En Cali estamos viviendo después del estallido social, un estallido ‘huertero’. Después de la pandemia y del paro nacional, los jóvenes, mujeres, grupos comunitarios sembraron algo de gran importancia en los alimentos que se comen; nosotros no tenemos ni seguridad y soberanía alimentaria. Lo que se está visibilizando es que hay muchos colectivos en todos los territorios urbanos, periurbanos y rurales metiendo al mano a la tierra preocupados por garantizar la seguridad de sus familias, de sus comunidades y de su ciudad”.

Los asistentes al encuentro pudieron disfrutar también, de la cocina en vivo donde varias personas encargadas de los comedores comunitarios del Programa Corazón Contento, de la Secretaría de Bienestar Social, cocinaron para ellos. Además, socializaron la experiencia que se viene desarrollando en 20 comedores comunitarios que tienen una huerta comunitaria como medio para fortalecer los vínculos sociales y generar sentido de pertenencia en vecinos y beneficiarios.

Carol Andrea Rojas del comedor Orégano y Pimienta, dijo: “me parece un tema muy interesante el proceso de las huertas. Es una experiencia de llevar el campo a la mesa y enfocarnos en una sana alimentación”.

El evento mostró la importancia de articular los diferentes potenciales comunitarios, públicos y privados, para construir entre todos un territorio donde prevalezca la soberanía alimentaria.

Comentarios Facebook