Seleccionar página

El 2021, con la presencia del fenómeno de La Niña, ha sido un año con un notable incremento en las precipitaciones, por lo que los suelos se saturan de agua y los individuos arbóreos que tiene afectaciones en sus sistemas se hacen particularmente más vulnerables.

Por esta razón, aumenta el número de árboles que pueden sufrir volcamientos y caída de sus ramas, en diferentes sectores de la ciudad, especialmente en aquellos con mayor presencia de vientos y tormentas.

Debido a las lluvias de los últimos días, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), desde la Subdirección de Calidad  Ambiental activó su equipo operativo de Gestión de Flora, para atender situaciones prioritarias, en apoyo a la Secretaría de Gestión de Riesgo de desastres, como la ocurrida en el sector de Valle del Lili, en la comuna 17, donde un árbol sufrió volcamiento y afectó varios vehículos.

“En el lugar se evidenció una situación de intervención del sistema radicular (raíces y base del árbol), de un individuo de la especie acacia roja, el cual lamentablemente por las intervenciones previas, adicional al exceso de agua en su área de anclaje, sufrió una desestabilización que llevó a su volcamiento, sobre el cerramiento de una unidad residencial cercana”, indicó Camilo Salamanca, coordinador operativo del Grupo Flora del Dagma.

Y agregó: “Este tipo de situaciones son un llamado de los mismos árboles urbanos, para que la ciudadanía tenga presente que todas las actividades de manejo Silvicultural en la ciudad, para el desarrollo urbanístico, deben ser realizadas previa evaluación del equipo técnico del DAGMA”.

Durante la segunda temporada de lluvias del 2021, que como mencionamos está altamente influenciada por el fenómeno de La Niña, se han atendido alrededor de 36 eventos con árboles en emergencia, para apoyar la labor de la Secretaria de Gestión de Riesgo y del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali, con el acompañamiento de la Gerencia de Energía de Emcali; entre estos, desprendimiento de ramas por choque de vehículos, desestabilización de árboles por cortes no autorizados en sus raíces, confinamiento de su sistema radicular y pérdida de zona blanda, lo que desequilibra el individuo arbóreo.

Comentarios Facebook