Seleccionar página

Con la recuperación de los juegos infantiles, recolección de más de 43 metros cúbicos de residuos vegetales y una tonelada de residuos ordinarios y de RCD (Residuos de Construcción y/o Demolición), la comunidad del barrio Ciudad 2000 hizo equipo con el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente Dagma, atendiendo la invitación del alcalde Jorge Iván Ospina de demostrar el cariño por la ciudad, desarrollando iniciativas ciudadanas para el enlucimiento de los espacios públicos.

Mercy Asprilla, residente del sector y presidenta de la Fundación Reconstruyendo Familias, señaló que “esta iniciativa permite además de recuperar el lugar de juego y encuentro de nuestros hijos, posibilita el reconocimiento y la construcción de tejido social entre la vecindad”.

Por su parte, la concejal María Isabel Moreno dijo que el plan “Te queremos Cali” permite además inyectar esperanza y alegría en la caleñidad resultado de ver enlucido el entorno en el que se vive. Ello permite el reconocimiento entre vecinos, lo que se traduce en un mejor vivir y en el aumento de la seguridad, pues una comunidad unida facilita la identificación extraños, que aprovechan las fiestas para asaltar las viviendas.

El Dagma, a través de la subdirección de Calidad Ambiental, realizó la coordinación de la actividad con la Uaespm y el operador de aseo Promo Valle, lo que permitió que complementario a las labores de pintura y recuperación de los juegos infantiles realizados por el voluntariado, se realizaran labores de ajardinamiento, poda y tala de 4 individuos arbóreos en riesgo de volcamiento, al igual que el retiro de residuos vegetales que afectaban ambiental y paisajísticamente el sector.

Francy Restrepo Aparicio, directora del Dagma, calificó la actividad ecológica de hermosa, sencilla y productiva. “Esta jornada demostró que los ciudadanos pueden incidir en mejorar las condiciones de sus barrios a través de la vinculación en los escenarios de participación a la administración distrital para el mejoramiento de la calidad de vida ambiental y conservación de las riquezas naturales y ecosistémicas de nuestra ciudad”, expresó la titular de la cartera ambiental.

La actividad se cerró con la siembra de un árbol de manteco (Parkinsonia praecox) especie arbórea en riesgo de extinción, propia de nuestro territorio que está siendo reproducida para su recuperación en el vivero municipal, como testimonio vivo del compromiso asumido por la comunidad a través de la junta acción comunal, para cuidar y conservar este bosque urbano.

Comentarios Facebook