Seleccionar página

El secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Carlos Soler Parra, aseguró que los dos jóvenes que lo agredieron durante la caminata de la minga indígena el pasado 10 de diciembre “se van a comprometer y adelantarán un trabajo de resarcimiento con la Alcaldía y estas comunidades, con un mensaje de respeto y tolerancia para toda la comunidad”.

La declaración se dio este lunes 13 de diciembre durante un acto de reconciliación al que acudieron los secretarios de Cultura Ciudadana y Paz, Danis Rentería y de Desarrollo y Participación Ciudadana, James Agudelo; el padre Dagoberto Cárdenas, de la Arquidiócesis de Cali; Lina Cárdenas, exintegrante de la Unión de Resistencias de Cali; y representantes del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC.

Soler Parra explicó que fue convocado luego de que estas personas manifestaran su voluntad de pedir perdón. “Nos reunimos hoy, para que ellos hablen, se expresen y poder escucharnos”.

Detalló que los jóvenes estarían siendo amenazados y reiteró que su función como autoridad es proteger la vida de todos los ciudadanos. “El trámite interno de este tipo de cosas es lo que vinimos a dialogar. Estamos dispuestos a aceptar las excusas que ellos presenten, no hay rabias ni odios”, aseveró. Y de manera categórica dijo que “negociar no es decir sí todas las veces, hay que aprender a tramitar cada situación. Como institución debemos actuar desde la autoridad teniendo en cuenta varios de los factores en este caso”.

Lina Cárdenas, exintegrante de la URC, explicó que, aunque ella no es la joven que aparece en los videos, acudió al acto y asumió la responsabilidad total “porque fui la persona que llamó a los muchachos que estuvieron ese día. Lo hice porque el secretario Soler estaba usando una gorra de Derechos Humanos, algo que no entendimos porque no hemos tenido cercanía con él”.

Ofreció disculpas a todas las partes, incluyendo a la ONU y la ciudadanía caleña, y dijo que no puede justificar ningún tipo de agresión. “Considero que soy la principal responsable por haber citado a mis compañeros y sé que, como promotora de la defensa de los Derechos Humanos, esto es un error”.

Las partes firmarán acta de compromiso

Respecto a los hechos, el secretario Soler hizo varias aclaraciones, entre ellas indicó que fueron las autoridades indígenas las que le pidieron que caminara en la jornada: “no fue mi decisión estar allí, pero lo hice como cuando los jóvenes de la Unidad de Resistencias han solicitado mi presencia en mesas de trabajo. Es parte de mis funciones como garante de la seguridad”. Afirmó.

Y reitero que la minga indígena no estuvo involucrada en la agresión destacando el comportamiento cívico de todas y todos los manifestantes ese día. “Ellos me protegieron y la confusión la generó una joven que portaba una pañoleta del CRIC, aunque no hace parte del Consejo ni de sus territorios. Eso ya lo hemos aclarado. El roce ocurre justamente cuando los indígenas trataron de protegerme y mantuvieron el control”.

Sobre las implicaciones legales que podrían enfrentar los responsables, señaló que queda a la espera de lo que determine la Fiscalía. La recompensa por información fue retirada. “Era mi obligación hacer la correspondiente denuncia por ataque a funcionario, delito por el que una persona puede ser condenada entre 4 y 6 años de cárcel. No puede hacer carrera en Cali que se presenten estas agresiones. La protesta pacífica es un derecho de todos y todas, pero los ataques son otra cosa”, puntualizó.

Agregó que ambas partes firmarán un acta y será enviada a la Fiscalía “aplicando la resolución alternativa de conflicto y la mediación. Mi decisión como directo afectado es perdonarlos, entonces la acción penal puede extinguirse”.

Aclaró que estos jóvenes no tienen orden de captura y que en una anterior declaración se refirió a otras personas que estuvieron en ese momento, quienes están señaladas de delitos cometidos durante el paro nacional. “Una de las personas que me confrontó sí está individualizada porque participó en la agresión contra unos policías y en la quema de un CAI, por eso su situación legal es muy delicada”.

Dialogar para la reconciliación

Manifestó el secretario de Seguridad y Justicia, que la Administración Distrital continuará dando uso a las herramientas tecnológicas, como drones para el reconocimiento facial, para evitar o prevenir las acciones de quienes aún intentan instrumentalizar jóvenes como ocurrió durante el estallido social.

Soler recordó que “protestar es legítimo en Colombia; la mayoría de los jóvenes de la denominada Primera Línea están haciendo algo legítimo, pero la gente se confunde porque entre los responsables de los daños en la infraestructura de la ciudad algunos se involucraron, desafortunadamente”.

“La estigmatización de quienes se dedicaron a protestar pacíficamente no está bien, por eso yo me senté a dialogar con algunos de los líderes y me comprometí a brindarles garantías también. Las autoridades hemos cumplido con esto”, indicó.

El secretario Danis Rentería resaltó que “una vez más en nuestra ciudad se demuestra que, por encima de toda dificultad, hay prioridad para el diálogo para la reconciliación, como base de nuestro gobierno local”.

Agradeció a ambas partes por participar en este acto y afirmó que su dependencia mantendrá el acompañamiento en futuras marchas con mediadores, siempre haciendo un llamado al diálogo para resolver cualquier problema que se pueda presentar.

En ese mismo sentido se expresó el padre Dagoberto Cárdenas, encargado de asuntos sociales en la Arquidiócesis: “Como Iglesia siempre estaremos dispuestos a acompañar eventos en los que se muestre la reconciliación, para que haya caminos de perdón y de reconocimiento. Todos tenemos fragilidades, nos airamos, pero también todos tenemos la oportunidad de mirarnos a la cara, reconocer errores y pedir perdón. Asimismo, todos podemos perdonar para seguir adelante”. Aseguró el sacerdote.

Comentarios Facebook