Seleccionar página
Escenarios renovados, el espíritu deportivo más vivo que nunca en la ciudadanía y una ciudad reconciliada con el medio ambiente, son algunas de las cosas más importantes que dejarán los primeros juegos panamericanos. Por eso el DAGMA lideró una jornada de siembra en el cerro de Cristo Rey, en un espacio que se convertirá en el Bosque Panamericano.
“Hoy se inició la construcción de un nuevo bosque que lo que busca es conmemorar los juegos, para que tengamos un legado ambiental para la posteridad. Vamos a sembrar cerca de 3800 árboles en la parte posterior del monumento en zona rural. cada árbol significa la disciplina y talento de los atletas panamericanos”, indicó, Francy Restrepo – Directora del DAGMA.
En esta jornada de siembra liderada por el departamento de Departamento Administrativo De Gestión del Medio Ambiente, participaron, el cuerpo de bomberos voluntarios, la Cruz Roja, funcionarios públicos de diferentes organismos de la Administración Distrital y familias caleñas.
“Hoy sembré dos especies de árboles, un totumo y un yarumo rojo. Me parece muy buena acción, porque es algo que le queda a los caleños y queqeda para la posteridad para la gente que venga en adelante a visitarnos”, afirmó la ciudadana Nhora Gutierrez, quien desde las 7:00 a-m acompañó la jornada.
Para el Subdirector del Dagma, Oscar Villani esta siembra “es muy importante porque estamos en una época donde el cambio climático es nuestra mayor afectación y poder tener un bosque de 3800 árboles nos va ayudar para el beneficio de la calidad del aire de todo nuestro territorio”.
Acciones como estas a 4 días de las justas deportivas juveniles, reafirman que la capital del Valle del Cauca está lista para darle paso a una histórica primera edición de los Juegos Panamericanos Junior.
Comentarios Facebook