Seleccionar página

Cerca de 24 mujeres se tomaron el Parque de El Ingenio para destacar la importancia y el rol de la mujer como gestora y protectora de vida y, a la vez,  rendir homenaje a la mujer mayor: la madre tierra, la misma que nos provee el alimento día a día; nos da nicho para vivir; nos brinda fuentes hídricas y nos vio nacer.

Esta celebración contó con la participación del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), quien provisionó y coordinó la  siembra de plántulas de verbena y Damián o Escoba Babosa.

Al respecto, Ruddy Ocoró Montaño, coordinadora del grupo de Gobernanza y cultura Ambiental del Dagma dijo: “hoy estamos haciendo la simbólica de un jardín en plantas melíferas, que atraen animales para hacer todo el proceso de polinización como mariposas y picaflores; la idea es que puedan florecer en este espacio y que sean un símbolo más de lo que debemos conservar y preservar en nuestro medioambiente”.

Por su parte, Francy Restrepo Aparicio, directora del Dagma expresó: “por naturaleza, nosotras somos las cuidadoras de la tierra. Si lo analizan, nosotras nacemos instintivamente con el chip del cuidado de la madre tierra. Nos gusta llenarnos de plantas y plantas en la casa. En definitiva, somos seres especiales porque nuestra relación con la tierra es innegable e intrínseca”, puntualizó

Movidas por el sentimiento de amor por los reinos vegetal y animal, que nos permiten encontrar paz y refugio cuando vamos a un bosque, al mar, o cuando miramos muros verdes recubiertos de enredaderas, las 24 mujeres no solo aprendieron a realizar siembras responsables, sino que también aprendieron  cómo la misma naturaleza proporciona remedios para las dolencias relacionadas con el ciclo menstrual.

Para Erika Suley Zapata Lerma, subdirectora de Impuestos y Rentas del Departamento de Hacienda Municipal: “las mujeres somos vida, las mujeres proyectamos vida, por eso esta actividad de enseñanza de cuidar y cultivar la tierra, cultivar árboles creo que es vital porque el ser humano que siembra, ese ser humano cuida y protege”.

Las mujeres que participaron de la actividad agradecieron a la Alcaldía de Santiago de Cali y al Dagma por esta iniciativa como lo expresa Claudia Herrera, residente del sector: “me parece una actividad magnífica, un programa estupendo porque yo tengo varias de esas plantas en casa y no sabía que una de ellas es muy importante para uno como mujer en su proceso del periodo cada vez y le alivia los síntomas de este”.

Al final de la jornada, las 24 mujeres se marcharon a sus casas con la energía renovada, luego de una terapia de relajación en la que abrazaron a los árboles situados alrededor del Parque, se llenaron de motivación para decir: ¡Qué gran regalo es ser mujer!  y “No hay medicina que cure lo que no cura la naturaleza”.

Comentarios Facebook