Seleccionar página

Con motivo de celebrarse el ‘Día Mundial del Árbol’, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente–Dagma, hace un llamado a la conservación y protección del arbolado, como un recurso vital para el sostenimiento del planeta.

El también llamado Día Forestal Mundial’, fue inicialmente una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969, aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971.

Los árboles son los mejores aliados pues captan y recargan las fuentes de agua, liberan el oxígeno y capturan el dióxido de carbono. Por esa razón, hay que promover una conciencia de protección, conservación y restauración de los bosques, haciendo un buen uso de los recursos naturales.

“Aprovechamos hoy la oportunidad para hacer la reflexión de los servicios que prestan los árboles ante situaciones ambientales que afectan a la humanidad. Caso específico, el calentamiento global y la disminución de la calidad y cantidad de agua, que día a día muestran sus efectos negativos para los seres humanos”, expresó Francy Restrepo Aparicio, directora del Dagma.

Hoy en día, la siembra de árboles simboliza otros elementos ligados a la planificación y al bienestar que estos seres y los ecosistemas urbanos, deben proporcionar a los habitantes de las ciudades. Este bienestar se genera a partir de una serie de servicios ambientales como la belleza paisajística, la regulación térmica, acústica e hídrica, la captura de CO2, la emisión de O2 y la generación de hábitat, especialmente para la avifauna.

Según la Directora del Dagma, es importante que la caleñidad cambie la concepción de su relacionamiento con el arbolado, pues si bien los árboles contribuyen con el ornato, también brindan sombra, absorben elementos contaminantes, producen oxígeno y limpian el ambiente.

“Debemos interiorizar que los árboles son seres vivos, que son habitantes especiales con quienes compartimos la ciudad; que ellos sirven de hábitat a una gran cantidad de plantas y seres sintientes como ardillas, avifauna y zarigüeyas, entre otros; pero que también son sujetos de derechos que debemos respetar y cuidar”, remarcó Restrepo Aparicio.

De acuerdo con datos del censo arbóreo, Cali cuenta con cerca de 298.000 árboles, en su gran mayoría individuos adultos. El reto de la autoridad ambiental local es mantenerlos y dar un salto cualitativo en las cifras de estos individuos.

“Cali Unida por la Vida, no es sólo el nombre de nuestro Plan de Desarrollo, es una concepción de Gobierno, una mirada al futuro de nuestra ciudad. En el Dagma estamos comprometidos con la construcción de un gran pacto de la caleñidad con la naturaleza”, puntualizó Francy Restrepo Aparicio.

La obligación de sembrar un árbol debería ser parte de cada uno de los seres humanos, como actividad innata que persigue perpetuar la vida misma. Desde el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, aprovechamos este día para invitar a caleños y caleñas a participar voluntariamente, sembrando y manteniendo un árbol como una forma de ayudar a frenar el deterioro de nuestro medio ambiente.

Comentarios Facebook