Seleccionar página

El Día Internacional de la Capa de Ozono es una celebración que se festeja cada 16 de septiembre desde 1987 después de la reunión de la Asamblea General de las naciones Unidas que se reunió para firmar el Protocolo de Montreal. Desde entonces, cada 16 de septiembre se celebra la Preservación de la Capa de Ozono.

El llamado «Escudo de la Tierra» o capa de ozono es un frágil estrato gaseoso que filtra la luz solar e impide los efectos nocivos de la radiación ultravioleta en la superficie. La capa de ozono está siendo dañada por los gases conocidos como clorofluoroscarbonos (los CFC).

Éstos han sido usados en cajas de espuma para envases de alimentos, en refrigeradores y acondicionadores de aire, y cuando se desgastan y destruyen, se liberan los CFC, por lo que actualmente ciertas empresas han tomado precauciones y colocar indicaciones en sus productos o envases, anunciando que no se usa este elemento nocivo. Y las entidades de defensa ambiental insisten en la prohibición de su uso.

La destrucción de la capa de ozono, es extremadamente peligrosa ya que según esta pierde grosor debido a diferentes productos que son inminentemente nocivos para la capa de ozono, expone a la vida terrestre a un exceso de radiación ultravioleta, que puede producir cáncer de piel, cataratas, reducir la respuesta del sistema inmunitario, interferir en el proceso de fotosíntesis de las plantas y afectar al crecimiento del fitoplancton oceánico La radiación UV-B afecta la vida submarina provocando daños hasta 20 metros de profundidad en aguas claras.

Las siguientes son algunas cosas sencillas que USTED puede hacer para proteger la capa de ozono:

– Si compra aerosoles, fíjese que entre sus ingredientes no esté el gas clorofluorocarbono (CFC).

– Si quiere comprar nevera, asegúrese de que ésta no contenga sustancias dañinas para la capa de ozono (CFC).

– Para hacerle mantenimiento a su vieja nevera, no busque cualquier técnico. Solicite los servicios de técnicos reconocidos con el carné de la UTO, que estén entrenados para hacerlo con el menor impacto posible en el ambiente.

– Asegúrese de que el mantenimiento del aire acondicionado de su vehículo, se haga en un taller que tenga máquinas de recuperación y reciclaje de CFC-12, si su aire acondicionado tiene este sistema.

– Evite en lo posible, consumir alimentos empacados en cajas hechas con espumas de poliestireno que hayan sido fabricadas con CFC (con ellas fabrican buena parte de bandejas de comidas rápidas y cajas para hamburguesas, entre otras cosas). Actualmente ya existen estos productos, elaborados con tecnologías no perjudiciales para la capa de ozono. Busque la Constancia UTO.

– Averigüe qué productos químicos, se manejan en los cultivos aledaños a su vereda o ciudad. ¡Si usan Bromuro de Metilo denuncie!

– Cuando compre un extintor para su vehículo o residencia, fíjese que no contenga Halones (sustancias nocivas para la capa de ozono).

– Cuando quiera comprar alguno de los productos que puedan contener sustancias dañinas para la capa de ozono, busque siempre la Constancia UTO, ella le dará la seguridad de no equivocarse.

El DAGMA reconoce que una buena educación y orientación del consumo ha de ofrecer recursos para hacer frente a los estímulos que incitan a consumir sin criterio. La opinión pública puede hacer que tanto la industria como los gobiernos pasen a la acción.

Comentarios Facebook