Seleccionar página

El programa Ecobarrios que abandera el barrio San Antonio, de la comuna 3, ya ha superado las dos primeras fases y se encuentra en la implementación de las acciones de fase tres, para lo que destinaron importantes recursos de la Administración de Puro Corazón, a través del Departamento Administrativo de Gestión del Medios Ambiente, Dagma.

Francy Restrepo Aparicio, directora de la Autoridad ambiental de los caleños, señaló que “durante esta administración vamos a dar paso a todas y cada una de las acciones encaminadas a obtener el certificado o sello número 3 otorgado por el gobierno francés para el ecobarrio San Antonio, en ese orden de ideas, la administración ha aforado cerca de 535 millones de pesos para desarrollar las actividades de aprestamiento para que la comunidad se haga más consciente y podamos adelantar todo el trabajo tanto de ecohuertas, como de recolección y almacenamiento de aguas lluvias, el fortalecimiento del mercado orgánico que tenemos en el sector de la Plazoleta del Higuerón y las acciones relacionadas con la instalación de celdas fotovoltaicas para el uso de energías limpias”.

Esta es una iniciativa que surgió hace 3 años por parte de la comunidad, específicamente del barrio San Antonio, y que ha sido acompañada y apoyada de manera institucional por la Alcaldía de Santiago de Cali que le ha dado un impulso a las construcciones ciudadanas que, como lo define este programa – nacido del gobierno francés en 2018 – se trata de soluciones comunitarias con base en la naturaleza.

Durante la visita de seguimiento realizada por el gobierno francés a San Antonio, Francois Lavelette, consejero para el Desarrollo Sostenible en la Embajada de Francia en Colombia y funcionario del Ministerio francés de la Transición Ecológica, expresó: “Estamos en plena etapa 3 que consiste en la implementación concreta del plan de acción que se ha diseñado y que tiene 40 acciones. Algunas en pleno desarrollo y de largo aliento porque tienen su complejidad, como por ejemplo pavimentar algunas calles del barrio, como nos enseñó la Secretaría de Planeación en el recorrido, otros componentes de agricultura urbana que van por buen camino. Nosotros sabemos que se han hecho mejoras en proyectos como La Milpa, por ejemplo, también la recuperación del Parque del Acueducto, y todo eso nos enseña que el proyecto va en buen camino y que pronto podrá aplicar al sello etapa 3”.

“La cosa más importante es seguir actuando de la mano entre las distintas entidades del municipio involucradas en el proyecto y la comunidad, porque la filosofía base del Ecoquartier no puede ser un proyecto vertical tecnocrático, que viene solamente de la Alcaldía, el secreto del éxito es que siempre haya contacto entre todas las partes: que la Alcaldía esté pendiente de lo que necesita la comunidad y que en el otro sentido la comunidad participe, dedique un poquito de su tiempo para fortalecer el proceso, un muy buen ejemplo es el mercado orgánico que se desarrolla cada sábado en la colina, eso para nosotros es una piedrita más en el proceso”, precisó el delegado del gobierno francés, Francois Lavelette.

El programa Ecobarrios se ha replicado en otros tres sectores de la capital vallecaucana, en los que también se hace el acompañamiento por parte del Dagma, y cuentan con huertas urbanas, implementación de energías alternativas y un fuerte trabajo comunitario por la recuperación ambiental. .

“Son cerca de 1200 millones para desarrollar este proyecto durante las vigencias 2021 y 2022, el barrio con el que hemos comenzado y que se ha vuelto el ejemplo del tema de Ecobarrios es San Antonio, sin embargo vamos a realizar acciones también en los barrios Salomia, Altos de Santa Elena y en el Aguacatal”, puntualizó Francy Restrepo, directora del Dagma.

Comentarios Facebook