Seleccionar página

Mediante un trabajo interinstitucional, la Alcaldía de Cali avanza en la recuperación de un tramo del jarillón del río Cauca, que fue ocupado irregularmente en el sector de la comuna 21.

“Es un cordón de vida y tenemos que protegerlo entre todos, para que nuestra ciudad no se inunde. Por eso tenemos que evitar que sea nuevamente ocupado por personas que quieren ubicar allí su vivienda”, manifestó el alcalde Jorge Iván Ospina Gómez.

El mandatario advirtió que las autoridades trabajan para identificar a personas inescrupulosas que están promoviendo los asentamientos ilegales en esta zona. “Tenemos allí a todas las secretarías trabajando, hoy (01.09.2021) se incorporó Bienestar Social, porque se han identificado algunas víctimas del conflicto que tienen inmediatamente la atención del Estado. Aquellos que vienen amenazando o aquellos políticos que promocionan la ocupación del jarillón, les quiero decir que serán trasladados a la Fiscalía General de la Nación”, anunció Ospina.

Eli Shnaider Brener, líder del Plan Jarillón, explicó que el tramo invadido era conocido como Brisas de un Nuevo Amanecer y las familias que habitaban, en su momento fueron reasentadas. Sin embargo, las invasiones retornaron. “En los últimos tres meses vivimos unos procesos invasivos sin antecedentes. En un lapso de 48 horas, nos levantaron en esta zona entre 1000 y 1600 cambuches o demarcaciones. Este es el cuarto operativo que desarrollamos para recuperar el área”, detalló el funcionario.

Shnaider Brener también se refirió al avance de los trabajos de recuperación. “Hemos avanzado una tercera parte de la longitud del tramo (1,3 kilómetros) que debemos recuperar. Se ha recuperado completamente la corona del dique y faltan las zonas donde hubo mayores afectaciones ambientales”.

Por su parte, el secretario de Gestión del Riesgo, Rodrigo Zamorano, señaló que el jarillón es un elemento vital para la viabilidad de la ciudad, asegurando que de llegar a colapsar puede inundar hasta 900 mil personas. “El jarillón debe ser sismorresistente, pero los humanos le agregamos peso, producimos desperdicios que atraen a las hormigas, el tránsito de carros también lo afecta, lo mismo que plantar árboles”, advirtió.

Finalmente, el secretario de Seguridad y Justicia Distrital, Carlos Soler, dijo que había una ocupación del 10% de las cerca de 500 invasiones que ya estaban consolidadas a la orilla del río. “¿Qué evitamos? Que estos niños se ahoguen en caso de que el río suba, como lo viene haciendo en los últimos días. Evitamos que se rompa el jarillón y se inunden cuatro comunas y 18 barrios. Frente a las personas que están aquí en situación de desplazamiento, estamos moviendo un equipo psicosocial para activar la ruta de víctimas y no dejarlos solos”, puntualizó el Secretario.

Comentarios Facebook