Seleccionar página

Calimas, es el mensaje plasmado en los murales de la Casa Obeso por parte del equipo de Graficalia de la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana en articulación con el Museo de la Tertulia y los participantes del taller Reescribir lo público, después de las jornadas de manifestación social presentadas en la ciudad.

Estas acciones son parte de la estrategia de Cultura Ciudadana que la Alcaldía de Santiago de Cali lleva acabo en el territorio utilizando el arte como una herramienta de transformación social.

De acuerdo con  la subsecretaria de Prevención y  Cultura Ciudadana, Yury Paola Molina Córdoba: “estamos muy felices del resultado de esta articulación y que  juntos le apostemos  a un  laboratorio de arte público en Cali, donde buscamos  la resignificación de los imaginarios de ciudad, que se dieron a partir del paro nacional y donde juntos le apostamos a que esta Administración embellezca nuestra casa común, pero sobre todo, le apostamos a que los jóvenes nos ayuden a seguir construyendo ciudad”.

Esta experiencia, que partió de un ejercicio de diálogo y pedagogía, arrancó el 29 de junio y culminó el 06 de julio con la participación de 15 personas entre artistas, profesionales de las ciencias sociales y diferentes carreras afines, quienes a través de cinco sesiones de trabajo presentaron diferentes propuestas para el desarrollo de esta intervención artística en la zona oeste.

Al respecto, Danis Rentería Chalá, secretario de Paz y Cultura Ciudadana. Expresó: “Invitamos a todos los ciudadanos a que nos podamos articular y podamos recuperar nuestra ciudad a través del arte gráfico y del colorido. Vamos a darle vida, vamos a decirle a Colombia y el mundo que, a pesar de haber vivido una experiencia tan difícil durante la explosión social acá en nuestra ciudad, también tenemos la capacidad cívica y cultural de articularnos, de unirnos para recuperarla”.

Como un juego de palabras entre “Cali y más” se hizo énfasis en la importancia de cómo se ha construido ciudad desde el pasado y en cómo desde hoy se la debe repensar desde la inclusión, desde la pluralidad conservando la estética de los pueblos Calimas.

La docente y diseñadora gráfica Mónica Peláez, quien participó de estos espacios, enfatizó sobre la importancia que se dio durante los talleres a la gráfica popular, como protagonista de las manifestaciones sociales: “Es una búsqueda, todo lo que ha pasado; es como una consecuencia de la necesidad de lo que en realidad hay en la ciudad, de entender y de vivir y de hacer desde lo participativo y lo comunitario ¡desde la gente! decir cuál es la identidad de Cali. Es como uno de los reclamos desde las marchas que estuvo emergiendo; es importante para la gente abrir un taller a quien quiera participar para ser participativo y colaborativo”.

La licenciada en Ciencias Sociales Lina Marcela Dávila señaló que con esta acción de intervención se pretende tener las diferentes miradas de identidad de las personas que están habitando a Cali y lo que quieren comunicar. “La forma más pacífica de las personas que participaron dentro del paro fue, precisamente, pintar paredes o intervenir esculturas que estaban dentro de la ciudad. Lo que se evidenció es que hay una necesidad de comunicar lo que quieren decir y el único medio que hay es rayar paredes y esculturas para ello. El taller fue una oportunidad importante de expresar lo que las personas querían decir; además de plasmar lo que uno siente y como debemos habitar la ciudad desde el arte”.

Comentarios Facebook