Seleccionar página

Admiración ante la nueva iluminación expresaron los hinchas de los equipos de fútbol femenino que se enfrentaron este miércoles 11 en el Estadio Olímpico Pascual Guerrero, abierto por segunda vez después de casi año y medio.

Las medidas de bioseguridad garantizaron la tranquilidad de los asistentes. En cada una de las entradas, los hinchas debían presentar su carné de vacunación contra el covid-19 o tomarse la prueba en los estands dispuestos por la Secretaría de Salud y las empresas sociales del Estado., ESE.

Grupos de amigos, así como familias enteras fueron a acompañar a las jugadoras del América de Cali y el Deportivo Cali con la intención de conocer las nuevas luminarias que se entrenaban con el clásico futbolero.

Steven Cardona, periodista deportivo, expresó que tenía una sensación especial porque se le da importancia al fútbol femenino “y hoy tenemos la oportunidad de ver, en un clásico femenino, las iluminaciones del Estadio; así que le da ese adicional, la expectativa es bastante alta”, afirmó Cardona.

Maleja Urriago, periodista de un programa deportivo en Univalle Estéreo dijo que el estadio ha sido importantísimo en nuestra ciudad no solo para recibir el fútbol, sino para eventos culturales: “yo creo que con las remodelaciones que se le han hecho y lo bonito que está no está compitiendo solo con los estadios de nuestro país sino a nivel del continente; así que es bastante especial para nosotros como caleños”.

Adriana Moreno asistió con su familia completa, su esposo y tres hijas; al ingreso al Estadio dijo: “la experiencia ha sido muy bonita, la verdad decidimos volver porque queremos que nuestras hijas empiecen a disfrutar del fútbol en familia y paz. Teníamos la expectativa mirar la remodelación que hubo con las luces y compartir el momento”.

Luz Marina Belalcázar, una hincha asidua seguidora del América, no se perdió el clásico porque quiso apoyar a las mujeres en el encuentro; ella aseguró que le parecen muy buenos los nuevos espacios que se están abriendo dentro del escenario para disfrutar de la cultura: “mi mensaje es que sigamos comportándonos bien para que nuestro Estadio lo abran, lo vivamos en familia sin problemas, a ver un fútbol sin peleas y pasarlo rico en familia”.

El Estadio Sanfernandino está resignificando el deporte, la economía y la cultura ciudadana que siempre ha caracterizado a los caleños; como en los viejos tiempos, pero con nuevas costumbres. La caleñidad vivió una noche de fútbol en paz y con todos los protocolos de bioseguridad para garantizar la sostenibilidad de estos espacios de interacción a través del deporte.

Al final el partido quedó empatado 2 a 2 y los sentimientos igualmente compartidos al estrenar las luminarias y volver al Estadio a un encuentro femenino a la altura de una ciudad que retoma sus buenas costumbres.

Comentarios Facebook