Seleccionar página

Más de 1800 estudiantes y 80 maestros fueron convocados al regreso a los salones de clases en la Institución Educativa Oficial, IEO, Isaías Gamboa, ubicada en la comuna 1, al oeste del Distrito caleño. Directivos docentes y el profesorado rescataron los beneficios de adelantar actividades escolares bajo la presencialidad alternada, modalidad que posibilita que el 100% de los estudiantes pueda regresar a los escenarios pedagógicos.

“Volver a la presencialidad permite fortalecer el trabajo del ser, enfoque que abandera nuestro plantel educativo y que se vincula a la construcción de los proyectos de vida de los estudiantes con el fin de promover su autoestima, inspirar la reflexión, orientarse en unos principios y valores además de impulsar sus ganas de emprender y salir adelante. Estamos en una zona compleja donde el 70% de los padres de familia hacen labores informales, por lo cual si no estamos en clases en los colegios nuestros niños se quedan solos, en sus casas, a merced de los vecinos y vulnerables a las dificultades propias de la región” señaló Nelly Marina Guayupe Santos, rectora de la IEO Isaías Gamboa.

Los alumnos que ingresaron al grado de transición en la sede educativa Alejandro Cabal Pombo recorren los espacios de su escuela por primera vez, reconocen los juegos, identifican a sus maestros, dan los primeros pasos hacia un camino nuevo que afianzará lazos de conocimiento, emociones y confianza.

“Es importante regresar a las clases porque niños y niñas necesitan generar una socialización y potenciar a través de diferentes actividades pedagógicas todos sus procesos cognitivos, compartir con sus pares, desarrollar actividades dentro y fuera del aula. Cuando los niños no están en presencialidad, generalmente están encerrados, muchos no tienen hermanitos con quién compartir, pasan mucho tiempo frente a las pantallas de un celular o televisor, lo que genera una individualización que repercute en no poderse expresar de manera clara y coherente; además, su vocabulario se empobrece” explicó Diana María Malaver Amaya, licenciada en Pedagogía Infantil y especialista en gestión educativa.

“Me siento súper feliz de estar acá, hacía mucha falta la interacción con los estudiantes; con el retorno a los colegios vuelvo a tener la oportunidad de estar con ellos, participar más y ver a mis compañeros. Terrón Colorado y las zonas aledañas en donde viven nuestros alumnos son sectores de escasos recursos, por lo cual durante un año y medio que las IEO estuvieron cerradas, pocos niños tuvieron acceso a un dispositivo tecnológico y conectividad, por lo cual usamos en su mayoría materiales impresos” describió Elmira del Pilar Lenis, docente de grado cuarto de básica primaria.

Un trabajo conjunto entre directivas docentes, maestros y los integrantes del Consejo Directivo se llevó a cabo con el fin de realizar un alistamiento que permitiera abrir las puertas de las sedes La Inmaculada, José Celestino Mutis, El Aguacatal, Alejandro Cabal Pombo y la principal, con las medidas sanitarias que previnieran el riesgo de contagio del virus.

“En el primer semestre organizamos el documento sucinto de orientaciones pedagógicas para acordar con los maestros cómo iba a ser la propuesta para la segunda mitad del año 2021: horarios, organización de salones por 10 estudiantes cada uno, señalizamos un metro de distanciamiento físico en las aulas y zonas comunes, se tuvieron en cuenta los requerimientos de bioseguridad para el transporte escolar además del trabajo pedagógico transversal en las áreas para incorporar las buenas prácticas en torno al cuidado de la vida” destacó Nubia Castillo de Ortiz, coordinadora de la sede educativa Aguacatal.

Comentarios Facebook