Seleccionar página

Desde que inició la pandemia del coronavirus, a comienzos de 2020, los cambios que se vivieron en todo el mundo fueron significativos, no solo a nivel de salud pública sino en términos económicos, sociales, familiares y emocionales.

La pérdida de seres queridos a causa del virus, la disminución de empleos formales, los periodos de encierro debido a las cuarentenas, el distanciamiento social y el cambio en general de las dinámicas cotidianas, ocasionó que muchos ciudadanos manifestaran emociones negativas que afectan su salud mental.

Particularmente en Cali, los jóvenes han visto muy afectada su salud emocional. Según estudios del Observatorio de Políticas Públicas (POLIS) de la Universidad Icesi, en abril de 2020 este grupo poblacional experimentó, en promedio, 10 días de ‘no sentirse bien emocionalmente’, mientras que en el resto de la población la experiencia fue de seis días.

Esto también se ve reflejado en cómo perciben su salud mental durante la pandemia. En una escala de 0 a 10, donde 0 muestra que ha empeorado y 10 que ha mejorado, los jóvenes califican su estado mental con 5.1 y el resto de la población con 6.4. El 66% y el 45% de los jóvenes y mayores de 30 años, respectivamente, afirman que uno de los aspectos que más los ha afectado durante la crisis, ha sido experimentar con mayor frecuencia emociones negativas.

Pese a que las medidas de bienestar se redujeron en toda la población a causa del covid-19, la Secretaría de Salud Pública Distrital ha venido desarrollando estrategias para mitigar los efectos emocionales negativos y de afectación en la salud mental de las personas. Por eso se presentó hace poco ante el Consejo de Gobierno la ‘Política de Salud Mental’, que se viene trabajando desde 2017 y que contiene los siguientes ejes…
– Convivencia social.
– 
Abordaje intersectorial del consumo de sustancias psicoactivas.

Adicionalmente, se realizó el relanzamiento de la Línea 106, para la atención integral de situaciones relacionadas con requerimientos psicológicos o psiquiátricos y con nuevos servicios, entre los que se destacan…

– Un vehículo que funcionará 24/7, llegando a los hogares y dando respuesta a las emergencias en salud mental.

 Una aplicación móvil, a través de la cual las personas pueden interactuar mediante un chat para solicitar apoyo en temas como violencia física, trastornos mentales, consumo de sustancias psicoactivas, ideas o intentos suicidas, entre otros.

– Defensoría del paciente, a través de la cual un grupo específico estará enrutado al estricto cumplimento de la atención psicológica de todos los implicados.

Durante el primer semestre de 2021, la Línea 106 atendió un promedio de 2047 llamadas, más del 60% corresponden a mujeres de las comunas 7, 9, 10 y 17. Los principales motivos de consulta fueron estrés, ansiedad y depresión. Se espera que con el uso de tecnología y los nuevos servicios anunciados, se logre impactar a más ciudadanos.

Debido a la pandemia, las sensaciones de ansiedad, miedo, depresión, zozobra, entre otras, aumentaron significativamente, lo que exacerbó el consumo de drogas recreativo o experimental, que ya existía en Cali pero que se desbordó, al tiempo que influyó en las dinámicas del mercado de estupefacientes.

«Estamos haciendo importantes esfuerzos para reducir el consumo de sustancias psicoactivas en las personas y evitar el uso de las mismas en niños, que quisieran llegar a probarlas por uso recreativo o como un escape de ciertas situaciones sociales o emocionales, que pudiesen llegar a superarlos», argumentó Miyerlandi Torres Agredo, secretaria de Salud Pública de Cali.

La Línea 106 fortaleció el programa de abordaje intersectorial del consumo de sustancias psicoactivas, con enfoque integral para la atención a consumidores y sus familias. Desde el momento en que comienza el consumo de drogas, se desencadenan otras situaciones de índole social y emociones negativas que afectan la salud mental de los implicados.

“Los mercados de drogas se volvieron más grandes rápidamente tras las perturbaciones iniciales al comienzo de la pandemia. Al mismo tiempo, el coronavirus acentuó las desigualdades, la pobreza y los problemas de salud mental en todo el mundo. Todos son factores conocidos para incitar al consumo de drogas”, publicó la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en su informe anual.

Se hace un llamado a la ciudadanía caleña para que aproveche los nuevos recursos que ofrece la Línea 106, especialmente cuando sienta el deseo de ser escuchado (a) por alguien que le acompañe y direccione frente a sus necesidades emocionales y de salud mental, durante las 24 horas del día y los siete días de la semana.

Comentarios Facebook