Seleccionar página

La Subsecretaría de Primera Infancia, de la Secretaría de Bienestar Social, invitó a algunas madres de Potrero Grande a que entre cantos de arrullos contaran algunas de las tradiciones culturales alrededor de la lactancia.

Entonando arrullos como “Hace rato que te canto…dormite, por Dios dormite y hacele caso a tu mama…” de la cantaora Zully Murillo, o “Abuela Santana porque llora el niño…” (canto tradicional del Pacífico) las madres con sus voces entregaron sus caricias y sostuvieron una conversa, durante un encuentro sensorial y cultural entre madre e hijo en el marco de una tradición que sigue viva.

En la lactancia, la madre nutre al bebé con afecto, con emociones. Es una experiencia infantil totalizante donde el niño se relaciona con la piel de la mamá, su mirada y su cultura.

Así se quiere recuperar lo cultural que viene de los saberes tradicionales de la comunidad que se transmiten de generación en generación; son cantos de bisabuelas y madres.

Al respecto, María Fernanda Penilla Quintero, secretaria de Bienestar Social, dijo “La lactancia materna es importante no sólo por la buena alimentación y nutrición del bebé que hará a futuro un ser humano fuerte y con buenas defensas, sino también por lazos de amor que se crean entre la madre y el bebé. Lactar es de las sensaciones más hermosas que una madre puede vivir».

“Los lazos afectivos entre la madre, el padre e hijo son cruciales para la supervivencia y desarrollo del bebé. Los recién nacidos conocen a su madre por su olor y por su voz desde antes de nacer; necesitan sentirse protegidos, calientes y requieren su mayor y más nutritivo alimento: la leche materna”, afirmó Carlos Velasco Sánchez, subsecretario de Primera Infancia.

Sobre la lactancia, Itsmara Coba, abuela participante en el encuentro, comentó: “Yo le doy consejo a ella de cómo amantar para que le salga leche, para cuando le duela el estómago de los cólicos, cómo bañarlo, cómo asearlo, cómo preparar el tetero; bueno, es una experiencia muy bonita.  Mi mamá me enseñó a mí, yo le enseño a mi hija”.

Jennifer Quiñonez, madre de familia agregó: “Mi abuela me ha dicho que para bajar la leche materna uno toma nacedera en la aguapanela, también le echa el hinojo, cocina el maduro, eso es muy bueno”.

Comentarios Facebook