Seleccionar página
Ante el llamado de la comunidad en Pico de Águila -sector Toca Nubes- por la presunta llegada de maquinaria amarilla destinada a la minería ilegal y la invasión de terrenos de protección ambiental, las secretarías de Seguridad y Justicia, Dagma, Gestión del Riesgo, Secretaría de Vivienda de Cali y el Ejército llegaron hasta el sector.
“Al estar en el terreno tenemos el privilegio de comprender y dimensionar en su verdadero potencial esta problemática y la hemos vivenciado hoy. Estamos dándonos cuenta de la situación apremiante que vive la comunidad, la angustia que padecen por cómo se está contaminando el medio ambiente, por cómo se contaminan los nacimientos de nuestros ríos, por cómo vienen a ser talados los árboles y perforadas las montañas con el propósito de extraer material valioso para quienes quieran comercializarlo y cómo esto contribuye a que el riesgo se aumente considerablemente sobre las comunidades que habitan estos corregimientos”, puntualizó el subsecretario de Acceso a la Justicia, José Aldemar Guevara.
El secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Carlos Alberto Rojas Cruz, exaltó la importancia de proteger estos bienes ambientales y de realizar un trabajo articulado con la comunidad desde el diálogo y el conocimiento de los habitantes del sector.
“Lo hemos hecho con líderes y lideresas  que conocen muy bien lo que pasa acá, que están muy comprometidos con la protección de estos bienes ambientales y lo que hemos hecho hoy es conversar, tratar de entender esas dimensiones de la problemática que acá hay y ahora viene una tarea de coordinación interinstitucional porque sin lugar a dudas que con CVC, con Parques Nacionales, con Dagma, con la Alcaldía y con las demás autoridades  tenemos la tarea de diseñar un plan de acompañamiento especial para este año”, precisó Rojas Cruz.
Sumado a lo anterior, el secretario de Seguridad indicó que en varios corregimientos de Cali se han venido implementando sistemas de alertas tempranas y se pretende instalar un modelo de acompañamiento a la comunidad.
María Esperanza Pastusan, habitante del corregimiento de Pance, expresó que “de un tiempo para acá venimos afectados por la turbiedad de nuestra agua, primero por la tala y segundo por los movimientos de tierra que están haciendo en la parte baja, por ese motivo el agua cuando llueve nos dura 3 o 4 días turbia”.
A esta denuncia se suma el pronunciamiento de Jaime Alberto Rosero, habitante de Pance, quien manifiesta que “las afectaciones que tenemos en este momento, y nos preocupa, es la tala de árboles en el punto donde en este momento nos encontramos y unas afectaciones de un movimiento de tierra que se hizo con maquinaria amarilla y está afectando la quebrada Chontaduro y nos vemos afectados en el acueducto, acueducto que lleva por nombre Acuapeón, esa es nuestra principal afectación y preocupación”.
A su vez, Jaime Alberto resaltó la importancia de esta visita “en este 2021, la cual nos llena de confianza para volver pues a creer en nuestras instituciones, en las autoridades porque la verdad por el momento estábamos en total desconfianza para hablarles con sinceridad”.
Por su parte, el subdirector del Dagma, Oscar Villani resaltó la importancia de ejecutar un proceso de intervención que se pueda desarrollar de la mano de las comunidades “en clave de poder desarrollar todo un proceso de gobernanza y de justicia ambiental, ya que este espacio es fundamental para la vida que son predios de conservación y así deben de mantener, aquí es donde tienen nacimiento muchas fuentes de agua. Cali tiene cerca de dos mil nacimientos de agua y en esta zona donde hoy estamos nacen varios de ellos, en ese sentido nuestra tarea es preservar, proteger y conservar”.
“El paso a seguir es poder consolidar toda una dinámica de acción integral: Secretaría y Seguridad y Justicia, Dagma, CVC, Ejército Nacional y otras entidades de la Alcaldía que van a sumarse, de ahí vamos a empezar a conformar una serie de estrategias: sistema de alertas tempranas; programa de PSA (pago por servicios ambientales); programa de compensaciones ambientales y todo un acompañamiento en términos de la unidad de asistencia técnica que se denomina UMATA”, explicó Villani.
Es importante destacar que desde el 1 de enero del año en concurso la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali se han venido realizando visitas de campo a los 15 corregimientos y sus veredas en la capital del Valle.
“Hemos ido a varias veredas, lo hemos hecho con su comunidad, lo hemos hecho siempre buscando el diálogo y el conocimiento comunitario que aquí se tiene. La tarea que sigue (además para todos los ciudadanos y ciudadanas que nos quieran acompañar en esto, porque esta es una tarea que queremos hacer no solamente como Alcaldía, sino también con otros actores de ciudad) es ir a Farallones, allá tenemos una afectación ambiental muy grave por la minería ilegal, así que ahí en pocas semanas estaremos en esa zona haciendo la verificación en terreno y haciendo las intervenciones que corresponden como autoridad”, acotó el responsable de la cartera de Seguridad de Cali.
Comentarios Facebook