Seleccionar página

Con preocupación descubrieron las autoridades un local que superaba el aforo establecido y que incumplía todas las regulaciones establecidas por los Decretos emitidos por la Alcaldía de Cali en el anuncio de alerta roja.

La subsecretaría de Inspección Vigilancia y Control de la Secretaría de Seguridad y Justicia y la Policía Metropolitana de Cali actuaron con prontitud desalojando el lugar que tenía en su interior más de 300 jóvenes.

“No cumplían las medidas especiales vigentes para el Distrito, la gente estaba aglomerada, sin el debido distanciamiento, no usaban tapabocas y el establecimiento no cumplía con los procedimientos de bioseguridad” confirmó el subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control, Jimmy Dranguet.

La discoteca se encuentra ubicada en la sexta, al norte de la ciudad, y aunque fue desarticulada a las 10 de la noche y aún no incumplía la normatividad del toque de queda, el establecimiento se cerró porque el nivel de exposición al contagio era de alto grado.

“Se tomarán medidas drásticas que contempla el código de convivencia. Hacemos un llamado a la ciudadanía, estamos en alerta roja y queremos la comprensión, la concientización y la auto regulación de los caleños. No se pueden seguir presentando a estas fiestas electrónicas que no cumplen las medidas de bioseguridad”, dijo Dranguet.

Estos actos de irresponsabilidad ponen en riesgo la salud y vida de caleños -agregó-  y por ello se cerró la discoteca y viene un proceso ejemplar para los organizadores del evento.

Comentarios Facebook