Seleccionar página

Luis Ernesto Díaz y Juliana Restrepo se encontraban esperando su pedido en un restaurante mexicano ubicado en el Parque del Perro, cuando observaron  un grupo de personas acercarse al lugar con un chaleco que en su espalda dice ‘control sanitario’.

La pareja que disfrutaba de la noche caleña, estaba viendo cómo los Guardianes de Vida realizaban inspección en el manejo de los protocolos de bioseguridad, en los negocios de esa zona del sur de la ciudad para prevenir la propagación del covid-19.

Esta actividad hace parte de la estrategia ‘Cali guarda la vida’, liderada por la Alcaldía de Cali a través de la Secretaría de Salud y la Red de Salud Pública, en esta oportunidad desarrollada por la ESE Ladera.

La comunidad que se encontraba en este sector, se mostró muy receptiva con la actividad, agradeciendo a la administración distrital por permanecer siempre en primera línea para salvaguardar la vida y la salud de los caleños.

“No sabía de qué se trataba, pero me parece muy bien que se tomen este trabajo para que nos cuiden porque hay personas que se relajan mucho con esta situación. Ojalá vinieran todos los fines de semana para que podamos estar más seguros”, opinó Luis Ernesto Díaz.

Por su parte, Juan Camilo Fierro, uno de los Guardianes de Vida que participó en la jornada, verificando que se cumplieran todos los protocolos, demostró su satisfacción al identificar que la mayoría de los establecimientos estaban cumpliendo con los protocolos de bioseguridad que se han establecido.

“Cada vez en los locales son más receptivos porque han entendido que es una labor de educación la que hacemos y en la que los beneficiados somos todos. Las distancias entre mesas era algo que estaba por mejorar y hemos verificado que  lo están cumpliendo”, dijo Fierro, mientras salía de un restaurante de comida rápida, uno de los cerca de 70 negocios que visitaron.

Dentro de las actividades realizadas, se hizo un cuestionario a los trabajadores en  el que se determinaba el conocimiento sobre los protocolos del covid-19 y se evidenció que saben cómo actuar en caso de una sospecha de un caso positivo.

“Estos controles hacen que no bajemos la guardia y nos pone a pensar en medidas para todos porque se nos vuelven ‘paisaje’ los protocolos,” comentó Juan Camilo Gil, administrador del establecimiento Parque 360.

Una de las personas que más se alegró al ver los Guardianes de Vida fue Leydi Vanessa Salazar, jefe de servicio del restaurante La Comitiva. Ella manifestó que han tenido algunas dificultades porque llegan grupos grandes y no les permiten hacerse en una sola mesa y se molestan. “Al verlos a ustedes los clientes se dan cuenta que no es mentira la restricción  y nos da credibilidad de que estamos haciendo las cosas bien”.

Los comerciantes del sector coincidieron en pedir visitas periódicas para evitar una nueva propagación del virus, pues esta zona ya vivió el cierre de alrededor de 20 establecimientos por la cuarentena.

Recordemos que todos podemos guardianes de vida; si observa alguna irregularidad en los protocolos que deben implementar los establecimientos comerciales,  puede comunicarse a la línea 4855555, extensión 7.

Comentarios Facebook