Seleccionar página

Pese a los permanentes controles y recomendaciones de autocuidado para prevenir el contagio de covid-19 y cumplimiento del decreto 1888 de 2020 que prohíbe actividades que generen aglomeraciones, las autoridades municipales suspendieron actividades de establecimiento en el barrio San Marino donde el aforo del local superaba lo permitido, instando a que se generara aglomeraciones en la vía pública de alrededor de 800 personas.

Se evidenció un desconocimiento y desinterés de los asistentes, por cumplir con las normas mínimas de bioseguridad como le uso del tapabocas y presencia en espacios que impidan el distanciamiento físico, pese que la Administración Municipal y autoridades de salud han sido insistentes con  los mensajes de prevención.

Autoridades continuarán con los controles en la capital vallecaucana y haciendo cumplir las normas para garantizar tranquilidad y seguridad a la población que está acatando de manera correcta las medidas expedidas.

Comentarios Facebook