Seleccionar página

Alrededor de 150 jardines infantiles de calendario B en Cali, abrieron sus puertas a la presencialidad educativa posibilitando que niños y niñas entre 3 y 5 años fortalezcan sus habilidades y competencias cognitivas y socioemocionales que se consolidan gracias al reencuentro entre pares y maestros.

Claudia Bolaños, presidenta de la Asociación de Jardines Infantiles Privados del Valle del Cauca, Asojip, señaló: “en el año 2021 tuvimos un balance muy positivo y logramos terminar el año con cero contagios en los preescolares permitiendo retornar este 2022 con la matrícula completa de cada establecimiento escolar”.

Para Yorlady Pineda, coordinadora del jardín infantil María Victoria, con 45 años de tradición, hizo referencia a la importancia de estos espacios educativos. “Nuestro propósito es seguir brindando educación integral, afectividad, un programa completo que hace que los niños estén felices haciendo actividades, jugando y socializando con compañeros”.

De igual manera, los padres de familia rescatan los cambios positivos en el comportamiento y el aprendizaje de los menores gracias a las rutinas generadas por la presencialidad educativa.

“Cuando iniciaron las clases, definitivamente vimos un cambio muy positivo en mi hijo, notamos su adaptación al entorno, a sus amigos; él venía de estar encerrado durante su etapa de crecimiento y formación por lo cual llegar a este espacio fue definitivamente una bendición. Ha sido una experiencia fundamental” señaló César Augusto Vinasco, papá de Juan José, estudiante de 3 años del Jardín Infantil Estimulemos, ubicado en la comuna 19.

Asimismo, Claudia Gómez madre de una niña de cuatro años, contó: “cuando llegó la opción de presencialidad no lo pensamos dos veces. En un principio estuvimos temerosos por lo que pudiera pasar, por lo cual hablamos con la pediatra y nos dijo que confiáramos en nuestra hija, pues los niños son supremamente juiciosos con el tapabocas y así fue, ella tiene siempre presentes las medidas de bioseguridad, me habla del distanciamiento con los amigos, me cuenta que no comparte alimentos y veo en ella un cambio significativo gracias al reencuentro”.

Jenny Narváez, directora del Jardín Infantil Estimulemos, que desde hace 15 años presta atención educativa desde párvulos hasta transición a 110 niños de la ciudad, enfatizó cómo “los niños necesitan experimentar, tocar, conocer, apropiarse de experiencias en entornos seguros en los que las familias y docentes se comprometen en generar un ambiente favorable para los procesos educativos”.

La corresponsabilidad en el esquema de vacunación contra covid-19 es un eje fundamental en el retorno a clases presenciales, por lo cual desde los establecimientos educativos se promueve la inmunización de padres de familia, estudiantes y docentes, quienes a su vez atienden las recomendaciones del aislamiento preventivo en caso de presentarse cualquier síntoma relacionado con el contagio. Cuidarse entre todos es la premisa que acogen los establecimientos educativos de Cali

Comentarios Facebook