Seleccionar página

Esta 64 Feria de Cali le abrió las puertas a la inclusión. Personas con necesidades especiales, bailarines de la vieja data y comunidad LGBTIQ+ hicieron parte del gran espectáculo que abre el evento anual caleño, el Salsódromo.

En este encuentro estuvo Marisol Quiroga, directora de la escuela de baile Súper Talentos e Inclusión, que trabaja con personas especiales, quien indicó que tener la oportunidad de participar en este show es todo un privilegio: “felicito a la Alcaldía de Cali por el reconocimiento que le están dando a estas personas. Ellas le ponen toda su pasión, entrega y ensayos para dar lo mejor”, argumentó.

De otro lado, los artistas transformistas desfilaron vestidos de lentejuelas rojas y pareos enormes. El maquillaje y los tacones no fueron excusa para mostrar su histrionismo y alegría. “Es muy significativo que nos den estos espacios para visibilizarnos. Somos una comunidad importante para la sociedad y merecemos el mismo respeto y trato, por eso estamos felices de poder hacer parte de uno de los shows más importantes no solo de Cali sino de América Latina”, comentó Leila Sanford quien hace parte de este grupo de artistas.

Y muy de traje blanco, de satín y zapatos del mismo color, don José Alonso Vera, bailarín de vieja data y conocido en el medio como “El polifacético”, no se ha perdido Salsodromo alguno.  Lleva 40 años tirando paso y ha participado en las 14 versiones del espectáculo: “la salsa es mi pasión. Es toda una cultura y lo que nos distingue a los caleños. Que los chicos y chicas jóvenes continúen con este legado es un tema que da mucha alegría. Tiene demasiado talento”, comenta. Este grupo estuvo conformado por personas entre los 55 y los 75 que muy temprano estuvieron prestos a iniciar el desfile.

La versión 14 del Salsódromo reunió cerca de tres mil artistas de más de 50 escuelas de salsa y abre la puerta a la Feria de Cali, todo un pueblo que inspira alegría.

Comentarios Facebook