Seleccionar página

En el proceso de reactivación económica liderado por la gobernadora Clara Luz Roldán, un trabajo muy especial se realiza en los territorios indígenas del Valle del Cauca. Se trata de las artesanas indígenas de 115 resguardos, que elaboran con la maestría de sus ancestros los suvenires que la Gobernación del Valle del Cauca entregará a las delegaciones que participarán en los Juegos Panamericanos Junior 2021, como un recuerdo del Valle Invencible.

Son 5.000 prendedores en forma de colibríes, Bichofue y Gallito de Roca, elaborados con coloridas chaquiras, que los deportistas y demás miembros de las delegaciones podrán lucir.
“Para nosotros como pueblo Embera es algo muy tradicional, las chaquiras, los aretes, collares, pulseras y hoy por hoy se ha venido transcurriendo en el tema del colibrí”, indicó Adriana Niasa, integrante comunidad Niasa-embera, a la delegación de la Gobernación del Valle del Cauca que llegó hasta este resguardo en el municipio de Restrepo, en el proceso de acompañamiento que se realiza desde las secretarías de Mujer y Asuntos Étnicos.

El colibrí fue escogido por las comunidades como un ave que representa la diversidad de los pueblos indígenas del departamento. “Se pretende fortalecer la identidad cultural. Mediante la chaquira y la artesanía se hace un colibrí, que es la insignia del pueblo Embera, es un pajarito muy bonito y diverso”, señaló Ernesto Guasiruma, consejero Mayor del Resguardo Niasa en Restrepo.

Para estas comunidades poder realizar los suvenires representa el reconocimiento a su cultura, a sus raíces y es una manera de visibilizarlos, tarea que le agradecen a la gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldan, gestora de la idea de asignar la elaboración de los suvenires a las comunidades indígenas.

“Esa será la insignia de representación de las comunidades indígenas en el Valle del Cauca a nivel nacional para estos juegos que se harán el próximo año. Esa es la intención, que la cultura indígena se refleje en ese espacio que es tan amplio y que el país se dé cuenta que las comunidades indígenas tienen identidad y un proceso para seguir prevaleciendo en esta vida”, agregó el Consejero Mayor.

“En la etapa de concertación con las comunidades indígenas, en ese espacio alguna de las autoridades y mujeres llevaba consigo este pájaro emblemático tejido totalmente a mano, desde ese instante la Gobernadora se comprometió a que sería el emblema de los Juegos Panamericanos”, dijo Rigoberto Lasso Balanta, secretario Asuntos Étnicos del Valle del Cauca.

Por su parte, Yurany Romero Cepeda, secretaria de Mujer, Equidad de Género y Diversidad Sexual del Valle, agregó que las comunidades indígenas no fueron ajenas al duro golpe económico causado por la pandemia del COVID-19, por lo que hoy este trabajo se convierte en una manera para que sus sueños vuelvan a abrir sus alas y levantar el vuelo gracias a este proyecto que tiene una inversión de $150 millones como incentivo para apoyar el emprendimiento de estas artesanas”.

“Estas mujeres indígenas valoran que esos emprendimientos con sus artesanías, que no veían como emprendimientos, sean reconocidos y ahora, la gobernadora Clara Luz Roldán, quiere darles esa relevancia, que aportará a la reactivación económica para que vuelvan a vender las artesanías. Sabemos que durante la pandemia todas las mujeres hemos sido afectadas, y entre ellas, las del sector de artesanías”, sostuvo Yurany Romero.

El proceso de elaboración de los suvenires para los Juegos Panamericanos cuenta con el acompañamiento de la Asociación de Cabildos Indígenas del Valle del Cauca-Región Pacífico (Aciva) y la Organización Regional de Indígenas del Valle del Cauca (Orivac).

Comentarios Facebook